El Ayuntamiento de Palencia exige a la CHD la limpieza del Carrión y del Canal de Castilla

Los voluntarios intentan sacar una placa de metal del Carrión el pasado 7 de julio./Marta Moras
Los voluntarios intentan sacar una placa de metal del Carrión el pasado 7 de julio. / Marta Moras

El Consistorio alaba la labor altruista de los voluntarios que efectúan acciones de saneamiento y solicita también que actúe en las riberas

El Norte
EL NORTEValladolid

La labor altruista de varios ciudadanos en la últimas semanas en las aguas del Carrión no ha pasado desapercibida para el Ayuntamiento, que, tras estos trabajos, exige a la Confederación Hidrográfica del Duero, a que se continúen con esas labores pero con el organismo titular encargado de limpiar las aguas que transcurren por la capital.

Más información

De esta forma, el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Medio ambiente, se ha dirigido a la CHD para que colabore y proceda para que los cauces del Carrión y del Canal de Castilla estén más saneados, demanda lleva efectuando desde hace tiempo el barrio de Allende el Río. «Este grupo de voluntarios han detectado gran cantidad de residuos», hecho que ha servido para que el Consistorio se ponga en contacto con la CHD, a quien el Ayuntamiento también les pide que actúe en los árboles ribereños, pues «últimamente se ha registrado un incremento de árboles que se habían caído en las riberas del Carrión y del Canal, por lo que se solicita una actuación para sanear el arbolado de las márgenes del canal y del río», reza el escrito enviado a la Confederación Hidrográfica del Duero.

De esta forma, los trabajos que impulsaron dos jóvenes de la capital, Rubén y David, que de forma voluntario y con un gancho empezaron a sacar basura del río. A una de esas retiradas se unieron hace unas semanas hasta una veintena de voluntarios, que sacaron veinte sacos de desechos, un banco y hasta un aparcabicis. Pero hubo un enorme objeto que se resistió a salir: una placa metálica que resultó imposible sacar por su elevado peso. La placa sigue en el Carrión, como cientos de objetos que siguen en sus aguas y que el Ayuntamiento y estos jóvenes esperan que sean retirados. «La gente no está concienciada de que el río no es un basurero. Estamos intentando ir más días para avanzar más, pero es muy difícil que limpiemos a un ritmo más alto del que la gente ensucia», reconocía Rubén el pasado 7 de julio.