El Ayuntamiento de Palencia estudia un plan ciclista con rutas que conectarán toda la ciudad

Los ciclistas por la Calle Mayor no entran en el plan de regulación del Ayuntamiento. /A. Quintero
Los ciclistas por la Calle Mayor no entran en el plan de regulación del Ayuntamiento. / A. Quintero

El proyecto se basa principalmente en que coches y bicis deberán compartir la calzada

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZ

Hay quienes, a tenor del cerco a los ciclistas que los agentes de información ciudadana han implantado en espacios como la Calle Mayor o el parque del Salón, creen que el Ayuntamiento de Palencia ha decidido declarar la guerra a los usuarios de las bicicletas. Las escenas de ciclistas parados por estos nuevos vigilantes municipales para instarles a que se bajen de su bicicletas cuando transitan por las zonas peatonales o por las aceras –la verdad es que la Policía Local en contadas ocasiones actúa en este mismo sentido– son continuas y la sensación que está creciendo entre el colectivo ciclista de la capital palentina es de que hay una velada persecución contra ellos.

Sin embargo, desde el equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Palencia se insiste en todo lo contrario, en que se trabaja intensamente en fomentar el uso de las bicicletas en la ciudad, con el objetivo de reducir la utilización de los automóviles y con ello la contaminación que producen.

¿Pero son compatibles ambos posicionamientos? ¿Se puede apercibir a los ciclistas por circular por los espacios más centros de la ciudad y al mismo tiempo defender que se están tomando todas las medidas posibles para potenciar el uso de la bici en la ciudad?

Plaza de San Pablo, en la que se podrá circular en bici.
Plaza de San Pablo, en la que se podrá circular en bici. / A. Quintero

La posición del Ayuntamiento de Palencia es clara y estima que así lo está haciendo, aunque, muchas de sus medidas son tan incipientes que, por el momento, únicamente se aprecian aquellas encaminadas a controlar el uso indebido de las bicis en muchos espacios de la ciudad, especialmente en las zonas de alta densidad peatonal, como la Calle Mayor.

Desde el Ayuntamiento, se recuerda que, según el Reglamento General de Circulación, las bicicletas son vehículos, que están sometidos a la misma normativa de tráfico que el resto de los automóviles, por lo que no puede concebirse que las bicis transiten por zonas peatonales o por las aceras. Y esta es la directiva que están aplicando en las últimas semanas los agentes de información ciudadana que ha puesto el Ayuntamiento en la calle.

Y esta es también la premisa que enmarca todo el Plan de Movilidad de la Bicicleta que pretende ejecutar el Ayuntamiento de Palencia a lo largo de los próximos años y cuyo borrador inicial ya ha sido facilitado a los grupos políticos para su estudio, con el fin de que puedan plantear alegaciones y propuestas de mejora. En el texto, se aprecia claramente que la base fundamental es la coexistencia de las bicicletas y de los vehículos a motor en las vías que hasta ahora han estado prácticamente restringidas a los automóviles, con el objetivo final de que los conductores puedan comprobar también que la bicicleta es un medio de transporte cómodo, rápido, seguro y también sostenible.

Un ciclista circula por el carril de Cardenal Cisneros, que se quiere conectar con otras zonas.
Un ciclista circula por el carril de Cardenal Cisneros, que se quiere conectar con otras zonas. / A. Quintero

Este documento, que sigue las directrices del Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta, ha sido adaptado a la situación real de la ciudad de Palencia, por lo que plantea una serie de actuaciones concretas encaminadas a tejer una red de itinerarios para ciclistas que permitirán conectar todas las zonas y barrios de la ciudad, sin que la planificación incluya un gran despliegue de obras o transformaciones urbanísticas.

De hecho, gran parte de las medidas se centran en la colocación de una señalización específica en calles, plazas o avenidas, así como en pequeñas obras de rebaje de bordillos, eliminación de tramos de mediana y también la construcción de algunos nuevos carriles para bici, sin que esta medida sea especialmente destacada. Así, el presupuesto global de todas las actuaciones incluidas en el plan de movilidad ciclista se eleva a 394.734 euros.

'Rutas ciclables'

Como propuestas generales, el plan ciclista establece la creación de una serie de 'rutas ciclables', la adecuación y mejora de las zonas de aparcamiento automáticas, la instalación de más aparcabicis y la renovación de la señalización en los actuales carriles para bicicletas, con el fin de adecuarse a la nueva regulación que se quiere establecer en la capital palentina.

Para ello, en primer lugar, se describen las diferentes formas de actuación técnica en las posibles rutas, desde el establecimiento de 'plazas ciclables', aquellos espacios abiertos que podrán ser compartidos entre ciclistas y peatones, con prioridad para el viandante, hasta la forma de intervenir en la construcción de nuevos carriles bicis o de pintar la señalización en la calzada que deben compartir las bicicletas con los automóviles. Por ello, un gran número de calles pasará a estar limitadas a 30 kilómetros por hora, dado que las calzadas serán utilizadas tanto por vehículos de motor como por las bicicletas.

El presupesto global de las actuaciones incluidas en el plan se eleva a 394.734 euros

De esta forma el proyecto del Plan de Movilidad Ciclista comprende catorce zonas de actuación diferenciadas y que se reparten por toda la ciudad. En cada una de ellas, se proponen soluciones de integración de las bicicletas en la trama urbana adaptadas al entorno, las infraestructuras existentes y también los edificios de carácter público que existan en ese área.

La primera de las zonas de actuación es la comprendida entre la Calle Mayor y el río Carrión, para dar paso a una segunda que va también desde la Calle Mayor, pero en esta ocasión hasta Casado del Alisal.

La tercera trata de conectar el barrio de María Cristina, a través de Modesto Lafuente con el carril bici de Cardenal Cisneros, que, por otra parte, aparece también en la zona cuatro que va desde este mismo carril hasta la avenida de Cataluña y de ahí al Vial.

Otra de las zonas afecta concretamente al barrio de San José y se plantea también un enlace alternativo al campus de la Yutera, entre San Telmo y la glorieta de la avenida de Madrid. Además, hay otra ruta básica hasta el campus universitario a través del barrio del Carmen.

La Calle Mayor queda fuera de los itinerarios que se quiere establecer para los ciclistas

Las actuaciones concretas fijan también modelos para conectar el carril bici de la avenida de Andalucía, así como unir Pan y Guindas con el centro y con el polígono industrial.

Además, se plantean áreas propias de trabajo en el barrio del Cristo, el paseo del Otero, el barrio de San Juanillo o el Camino de Carropedreros, que se quiere definir como camino 'ciclable' hasta Villalobón.

Una propuesta muy llamativa es la de reservar específicamente para el uso de los ciclistas el paso elevado de la Huerta de Guadián.

Recomendaciones

El borrador concluye con una serie de recomendaciones o propuestas, encaminadas a mejorar los espacios de aparcamiento de bicicletas, indicando un listado muy numeroso en los que deben colocarse aparcabicis.

También se estudia cómo reparar y hacer atractivos los estacionamientos ya cubiertos que hay situados en tres puntos de la ciudad. También se indica la necesidad de eliminar toda la señalización actual de los carriles bici para adecuarla a la nueva normativa y fomentar el desarrollo sostenible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos