El Ayuntamiento elevará doce pasos de peatones que se consideran «peligrosos»

Los dos pasos de confluencia con San José. /Antonio Quintero
Los dos pasos de confluencia con San José. / Antonio Quintero

La Policía Local reclama otras medidas para mejorar la visibilidad en estos puntos negros

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Cuatro víctimas mortales es el trágico balance de los atropellos ocurridos en lo que va de año en la ciudad de Palencia. Cuatro muertos, que son demasiados, a los que hay que sumar una amplia nómina de heridos, ya que este tipo de accidentes de tráfico se han convertido en una tónica común en las vías de la capital palentina.

Tanto, que ya en el primer trimestre del año, el nuevo intendente de la Policía Local, Luis Miguel Palacios, alertado por el alarmante número de atropellos que se venían sucediendo en la ciudad, encargó a sus agentes la elaboración de un informe en el que se recogieran los puntos más conflictivos, con el fin de localizar aquellos lugares en los que con mayor frecuencia se suceden los atropellos y así poner una solución.

El informe se concluó en el mes de marzo y fue entregado al equipo de gobierno municipal a finales de ese mes. En ese documento, se recogen cuatro calles especialmente «peligrosas», según recalca el propio intendente de la Policía Local y se plantean una serie de recomendaciones de reforma para una docena de pasos de peatones, con el fin de potenciar su seguridad. «Se traslada informe relativo a incidencias en el tráfico que están generando situaciones de mucho peligro y que, en algunos casos, estas se han traducido en víctimas mortales, múltiples lesiones y cuantiosos daños materiales», se recoge en el informe elaborado por la Policía Local.

Sin embargo, a pesar de que el documento se presentó a finales del pasado mes de marzo, el Ayuntamiento de Palencia no adoptó ninguna medida y la situación de estos pasos de peatones conflictivos sigue siendo en la actualidad la misma que a principios de año.

No ha sido hasta la llegada del nuevo equipo de gobierno municipal, con la nueva concejala de Tráfico y Seguridad, Carolina Gómez, cuando se han tomado las primeras decisiones para dar cumplimiento a las recomendaciones de la Policía Local. Así, el informe ha sido ya estudiado formalmente en la Comisión Informativa de Tráfico, que ha dictiminado favorablemente la ejecución de las actuaciones que se recogen, basadas fundamentalmente en la elevación de los pasos de peatones más peligrosos y el establecimiento de otras medidas encaminadas a mejorar la visibilidad en la zona tanto para viandantes como para conductores.

«No entendemos cómo no se ha actuado hasta ahora. Son una serie de medidas de seguridad indiscutibles, por lo que no podemos demorarnos. Ya ha pasado por la Comisión de Tráfico y todos los grupos han dado su dictamen favorable. Vamos a contar con consignación presupuestaria y nuestro objetivo que se actúe cuanto antes, porque la seguridad de los ciudadanos debe ser lo primero», explicó la concejala de Tráfico.

En el informe el máximo responsable de la Policía Local pone de manifiesto que en gran parte de los casos de atropello se da el componente de una excesiva velocidad y el intendente indica que en algunas vías, por sus características, muchos conductores circulan a una velocidad inadecuada, por lo que en gran parte de los atropellos «de haberse reducido la velocidad se hubieran evitado o cuando menos, minimizados los daños», se recoge en el informe.

Por ello, Luis Miguel Palacios considera necesario «poner elementos disuasorios en forma de pasos de peatones elevados, así como mejorar el campo de visión, tanto del conductor, como del peatón».

Asimismo, el intendente de la Policía Local recalca que, independientemente de un estudio exhaustivo de toda la ciudad en la que puedan producirse estos mismos problemas, se ha elaborado un listado de cuatro puntos negros, que se han determinado a partir de las intervenciones en siniestros viales que han ocurrido a lo largo del pasado año y de la primera parte de este ejercicio.

Se trata de las calles Ramón Carande, Paseo de la Julia, Jardines y San Juan de la Cruz, todas ubicadas en la parte sur de la ciudad y que tienen como coincidencia que se trata de vías como rectas muy importantes, en las que muchos conductores tienen la costrumbre de rebasar los límites de velocidad permitidos.

La recomendación del intendente es que se eleven una docena de los pasos de peatones situados en estas cuatro vías, además de pedir otras medidas complementarias para que ofrezcan una visibilidad adecuada tanto para los peatones que se disponen a cruzar como para los vehículos. En este sentido, propone que se despejen espacios junto a los pasos de peatones, impidiendo el aparcamiento, para que no haya coches estacionados que disminuyan o restrinjan «como ocurre en ocasiones» totalmente la visibilidad.

En cuanto a las calles conflictivas, el intendente de la Policía propone elevar los tres pasos de peatones de la zona central de la avenida Ramón Carande; otros dos del primer tramo de la calle Jardines, en la zona de Gómez Manrique; las confluencias de la calle San Juan de la Cruz con San José y Obispo Fonseca, además de dos puntos del Paseo de la Julia, junto a las pistas deportivas de Isla Dos Aguas y en el parque Ribera Sur.