José Manuel Soto: «Cuando un artista en España no es de izquierdas, le llueven los palos»

José Manuel Soto. /El Norte
José Manuel Soto. / El Norte

José Manuel Soto, que ofrece hoy un concierto en el teatro Ortega en favor de la Asociación Española contra el Cáncer, defiende la música al servicio de los sentimientos

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

«Llevo un tiempo sin ir a Palencia, que es maravillosa para ir a dar una vuelta y tomarte una menestra, un buen vino y un buen cordero. Pero ir a cantar allí es aún mejor», señala José Manuel Soto, el popular cantante sevillano a quien lanzó a la fama 'Por ella', canción que, seguro, le pedirán hoy en el teatro Ortega en su concierto en favor de la AsociaciónEspañola contra el Cáncer.

–¿Uno canta más fuerte cuando su voz sirve para colaborar con una causa como es la de la Asociación Española contra el Cáncer?

–Bueno, uno intenta cantar bien siempre, no es fuerte, es cantar bien y sentirlo y transmitirlo, lo que pasa es que cuando la música te pone al servicio de causas nobles como esta, adquiere otros matices y la música te eleva más, porque está puesta al servicio de algo muy importante y que nos afecta a todos. La música es un negocio, pero aparte es también una terapia y una forma de expresar emociones y sentimientos y claro que ayuda, debe de ayudar. Yo por lo menos es el concepto que tengo de la música. Hay quien piensa que la música se debe de usar para otras cosas no tan hermosas, pero para mí la música tiene que estar siempre al servicio de lo sentimientos y de mejorar la vida de las personas.

–Es usted un amante de la música sin antecedentes artísticos en su familia...

–Aquí en Andalucía se canta mucho, en todas las pandillas hay siempre gente que canta y toca la guitarra, y yo era el que cogía la guitarra y el que cantaba en las fiestas, me metí ahí casi sin querer. Siempre había cantado, pero profesionalmente no tenía intenciones, hasta que llegué a una edad, ya con veintitantos años, que todo el mundo se orientó en el trabajo y estudios, y yo lo que tenía era eso, nada más, por eso me fui metiendo ahí.

–Presentará en el teatro Ortega su disco '30 Aniversario', un disco que se grabó en directo en los Reales Alcázares de Sevilla y con el que recorre su carrera artística. ¿Qué ofrece en este disco?

–Es un disco muy bonito que hicimos de un concierto en directo en los Alcázares de Sevilla, que es un sitio espectacular, con una magia que es maravillosa, y en ese disco hicimos un repaso de muchas canciones, algunas muy conocidas, otras menos, canciones que forman parte de mi repertorio de siempre y también hay algunas versiones de canciones de Joan Manuel Serrat, de The Beatles. Hay en el disco un homenaje a la música en general, y con un sonido en directo muy bonito, con una orquesta de cuerda que llevamos allí de veinte profesores.

–¿A qué le ha cantado José Manuel Soto en estos más de treinta años en la música? O, mejor dicho, ¿a qué no le ha cantado aún?

–Yo suelo cantarle siempre a los sentimientos humanos, al amor, a la amistad, al amor a la tierra. Si se profundiza un poco en mis temas, hay muchos mensajes, no son solo canciones de amor, hay canciones que hablan de Andalucía, del mundo, de la naturaleza... Yo creo que la música está para eso, para comunicar cosas hermosas y buscar el lado bonito de la vida. Ysi hay que denunciar algo, también se denuncia...

–¿Y que canción de denuncia compondría ahora mismo, viendo cómo está España?

–He publicado una canción hace muy poco que se llama 'Soy español', que es un pasodoble muy alegre, que explica el sentimiento que supone para mí ser español, que es algo que está por encima de las ideologías y de toda la batalla política, para mí es un orgullo pertenecer a un país que ha dejado huella en el mundo y que continuamente los mismos españoles nos insultan, nos llaman fascista, retrógrados, casposos, rancios... Yo reivindico la españolidad, una cosa muy bonita y de la que me siento muy orgulloso, cuando paseo por España y veo las maravillas que hay y el país tan hermoso que tenemos, me siento muy feliz. Esa canción habla un poco de eso, del orgullo de pertenecer a este país.

–No tendrá demasiados 'fans' en Cataluña...

–Estoy preocupado por la situación en Cataluña y tomando partido, yo creo que la gente que tenemos cierta trascendencia pública, tenemos también la responsabilidad de opinar y de mojarnos. Yo, en el tema de Cataluña, me he mojado mucho, y me he llevado muchas bofetadas, pero soy una persona que me gusta mojarme y creo que tenemos también una responsabilidad con nuestros hijos, soy padre de tres hijos y me preocupa el país que les vamos a dejar. Estoy viendo cada vez más muchos radicalismos en España, mucha gente que quiere volver otra vez a 'las dos Españas', que tanto daño hicieron. Yo soy un hijo de la Transición y para mí la época más bonita de la historia de España es la que hemos vivido nosotros, con muchos años de progreso y de convivencia y de paz, eso no se debe de poner en juego. En Cataluña, uno de los crímenes más grandes que se están cometiendo es que se está poniendo en juego la convivencia, se está enfrentando a la gente.

–No es usted hombre de morderse la lengua. La que ha liado en la red social Twitter con su mensaje al ya exministro Màxim Huerta sobre Rafa Nadal («Querido Màxim Huerta, con Mariano Rajoy la final de Roland Garros la daba La 1 de TVE. Con Sánchez no, ¿no será porque Nadal ha pedido elecciones, no?»)...

–Tampoco se ha liado tanto, ese tuit era medio en broma, lo que pasa es que hay mucha gente que anda corta de sentido del humor. Lo que sí sé es que a Màxim Huerta, si fuese del PP, ya le estarían zurrando por todos los lados con lo del presunto fraude fiscal...

–No esconde sus ideas políticas...

–No soy de ningún partido, tengo mis ideas y las defiendo públicamente. Cuando un artista se define un poco así ideológicamente, si no eres de izquierdas, te llueven los palos por todos los lados. En España, al que es de izquierdas se le permite todo y al que no lo es, se le da por todas partes.

–¿Qué queda de ese José Manuel Soto que empezó tocando en salas en Madrid en los años 80 y de qué se ha desprendido usted en todos estos años?

–Lo esencial sigue siendo lo mismo, soy un chaval del sur que le canta a la gente, aunque lógicamente con los años se mejora, uno va perdiendo el miedo y la inseguridad, la va superando, va dominando el oficio y ahora creo que soy un artista más hecho, más completo, más maduro y creo que canto mejor ahora que antes. Pero lo esencial es lo mismo, un cantante que intenta conseguir la emoción de la música.

–'Por ella', una de sus canciones más populares, le procuró gran fama, pero, ¿también le encasilló como un romántico?

–Esa canción me dio a conocer y es una canción muy bonita, que le ha llegado a mucha gente, pero eso te marca ya toda tu carrera. Cuando tu primera canción emociona tanto, eso te marca, a mí me ha abierto muchas puertas pero también me ha perjudicado. Yo, cada año hacía un disco, y nadie quería escuchar el disco nuevo, cuando iba a una televisión me obligaban a cantar 'Por ella'. A lo mejor llevaba seis meses en el estudio grabando y nadie quería escuchar lo nuevo.Ha sido una canción que me ha dado mucho, pero que también me ha quitado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos