El acusado de cortar a un matrimonio con un cuchillo en Palencia alega legítima defensa

Uno de los acusados, ayer con su abogada. /Marta Moras
Uno de los acusados, ayer con su abogada. / Marta Moras

Asegura que fue insultado y sufrió un arrebato por su trastorno de personalidad

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

La Audiencia Provincial de Palencia juzgó ayer a un hombre de 45 años, R. S. M., y a otro de 56 años, C. A. P. P., para quienes inicialmente el Ministerio Público solicitaba, respectivamente, una pena global de ocho años y seis meses de prisión por dos presuntos delitos de lesiones, y una pena de un año de cárcel también por un presunto delito de lesiones, después de que ambos se agredieran tras una discusión por la conducta de los hijastros de R. S. M. y de que la mujer de C. A. P. P., al intentar defender a su marido, sufriera heridas provocadas por un cuchillo que R. S. M. portaba en su mano. En la vista oral, el fiscal modificó su escrito de conclusiones provisionales y rebajó la petición de pena para R. S. M. a seis años de cárcel, al considerar uno de los dos delitos de lesiones como tentativa, mientras que la defensa de R. S. M. solicitó que se tuviesen en cuenta para su patrocinado las atenuantes de arrebato y legítima defensa, y la de C. A. P. P. elevó a definitivas las suyas, pidiendo la absolución de su patrocinado por legítima defensa.

En concepto de responsabilidad civil, el fiscal pide para R. S. M. una indemnización de 31.040 euros para C. A. P. P. por las lesiones y secuelas, y de 8.000 euros para M. M. R. L. por los mismos conceptos. Para C. A. P. P., el Ministerio Público solicita que indemnice a R. S. M. con 3.600 euros por lesiones.

Los hechos se remontan al 9 de junio de 2016, cuando, según el fiscal, en la calle Acebo de la localidad de Guardo se produjo una discusión entre R. S. M. y C. A. P. P. a propósito de los hijastros del primero, que estaban jugando al fútbol en las zonas comunes del edificio. «En un momento dado, y como consecuencia de la discusión, R. S. M. entró en su vivienda y cogió un cuchillo de cocina de 33 centímetros de largo y unos 20 de hoja, para luego dirigirse a la vivienda de C. A. P. P., que se encontraba en el piso de arriba», detalla el fiscal en su escrito.

«En una zona del rellano de la escalera, C. A. P. P. y R. S. M. comenzaron un fuerte forcejeo en el cual ambos acusados, con el ánimo de menoscabar su integridad física, se agredieron mutuamente. En concreto, C. A. P. P. dio una patada en el pecho a R. S. M. que le tiró contra la pared, mientras que, por su parte, R. S. M., portando en todo momento el cuchillo en la mano, se abalanzó contra C. A. P. P., provocándole un corte en la mano izquierda. En ese momento, salió de la vivienda M. M. R. L., esposa de C. A. P. P., quien, al tratar de quitar el cuchillo a R. S. M., fue cortada en la mano derecha por este último», agrega en su escrito el fiscal.

En su declaración ayer, R. S. M. señaló que C. A. P. P., que fue un boxeador conocido en Guardo y que es cazador, insultó y amenazó a sus hijastros, que fueron en su auxilio, y que también le insultó y amenazó a él por la ventana, diciéndole que «si tienes cojones, sube y me lo dices a la cara» y que «te voy a meter dos tiros. R. S. M. relató también que sufrió arrebato y obcecación, dado el trastorno de personalidad que tiene, y que al pasar por la cocina vio el cuchillo y lo cogió antes de subir por las escaleras, recibiendo en ese momento una patada de C. A. P. P., y que fue entonces cuando le enseñó el cuchillo y comenzaron a forcejear. Tambien sostuvo que las heridas de C. A. P. P. en la mano izquierda únicamente precisaron una primera asistencia facultativa y que este le ocasionó lesiones en el pie izquierdo al darle un pisotón, agregando R. S. M. que no tuvo intención de lesionar a la mujer de C. C. A. P. y que las heridas de esta en su mano izquierda se las ocasionó al agarrar el cuchillo por el filo.

«Solo le dije que se fueran los chavales, que aquello era un jardín y no un campo de fútbol. No vi normal una actitud así, me llamó pelele. Cuando subió, no le di pisotones en los pies, él estaba muy agresivo. Al verle el cuchillo, intenté agarrarle la mano, si no me lo hubiera clavado. Él me decía 'te mato, te mato', yo le tenía sujero en el pasillo y salió mi mujer, igual que un vecino», comentó C. C. A. P. por su parte.

«No me enteré de la discusión, estaba en la cocina. Oí gritos y golpes y vi a mi marido sangrando por la mano y agarrándole al otro, que le decía 'te mato, te mato'. Yo solo chillaba, el otro pegó una cuchillada en la puerta del vecina y, una de las veces, me cortó en tres dedos de la mano izquierda», agregó por su parte M. M. R. L., mujer de C. C. A. P.

Como consecuencia de la agresión, M. M. R. L. sufrió heridas incisas por arma blanca en tres dedos de la mano izquierda que requirieron tratamiento quirúrgico con suturas cutáneas, tendinosas y nerviosas en el Complejo Asistencial Universitario de Burgos y tratamiento médico ortopédico inmovilizador y fisioterapéutico-rehabilitador. C. A. P. P., por su parte, sufrió erosiones faciales en la zona supraciliar izquierda, dorso nasal y mentón, y heridas incisas en un dedo y el borde interno de la mano izquierda. Por último, R. S. M. sufrió policontusiones, erosiones en el cuello y antebrazo izquierdo y fractura de la primera falange de un dedo del pie izquierdo.

El fiscal pide para R. S. M. una indemnización de 31.040 euros para C. A. P. P. por las lesiones y secuelas, y de 8.000 euros para M. M. R. L. por los mismos conceptos. Para C. A. P. P., el Ministerio Público solicita que indemnice a R. S. M. con 3.600 euros por lesiones.