Acepta nueve meses de cárcel por un accidente laboral que sufrió un trabajador en Guardo

Juzgados de Cervera. /N. Estalayo
Juzgados de Cervera. / N. Estalayo

El administrador de una empresa de construcción, que omitió las medidas de seguridad, llega a una conformidad con el fiscal, que pedía 17 meses

R. S. RICOPalencia

Un hombre de 55 años, P. F.S., ha asumido este martes una pena global de nueve meses de prisión por un delito contra los derechos de los trabajadores y otro delito de lesiones imprudentes, después del acuerdo de conformidad al que llegó con la Fiscalía y que evitó el juicio previsto por el Juzgado de lo Penal en Cervera de Pisuerga. En su escrito de acusación provisional, el Ministerio Público pedía penas de un año de prisión por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores, y de cinco meses de cárcel por un presunto delito de lesiones imprudentes, después de que, en su condición de administrador único de la empresa Construcciones Fernández Espinosa SL, omitiese las medidas de seguridad obligadas y un trabajador, D. R. C. F. de 37 años, sufriese un accidente laboral cuando trabajaba en la reparación de la cubierta de una edificación menor propiedad de su esposa en Guardo.

Los hechos se remontan al 5 de mayo de 2015, cuando, según el escrito del fiscal, P. F. S. formalizó un contrato de trabajo con D. R. C. F. para prestar sus servicios como peón de la construcción en el centro de trabajo ubicado en la avenida de Palencia número 3 de Guardo. El contrato era por obra, para reparar la cubierta de una edificación menor propiedad de su esposa.

«En su condición de administrador único de la empresa, el acusado está legal y normativamente obligado a facilitar y exigir a los obreros el cumplimiento de las cautelas y prevenciones de riesgos laborales, así como llevar a cabo la información de riesgo y la formación específica en atención a los riesgos que supone el trabajo para el que el trabajador había sido contratado», detallaba el escrito del fiscal.

«El 16 de junio de 2015, el acusado ordenó a D. R. C. F. y a A. M. G. P. acudir a una finca rústica en el polígono de Guardo, propiedad de su esposa, con el fin de colocar una cubierta en una estructura metálica, con una altura aproximada de 3,80 metros en su punto más alto. En la realización de dicho trabajo, el acusado omite la adopción de diversas medidas de seguridad», recogía el Ministerio Público.

«Sobre las 13:00 horas, y cuando D. R. C. F., una vez finalizados los trabajos de colocación y anclaje de las chapas, se disponía a bajar de la cubierta con ayuda de una escalera manual, al poner el pie en el primer peldaño se desestabilizó y cayó, sufriendo lesiones», añadía el fiscal. Como consecuencia del accidente, sufrió lesiones en órbita y codo izquierdos, y fractura por aplastamiento de una vértebra lumbar. La aseguradora le abonó 62.445,16 euros, que cubre el total de la indemnización.

 

Fotos

Vídeos