Absueltos los administradores de un obrador de Palencia de defraudar a la Seguridad Social

Absueltos los administradores de un obrador de Palencia de defraudar a la Seguridad Social

La acusación particular solicitaba para ellos dos años de prisión y una indemnización de 154.459 euros por el impago de cuotas de sus trabajadores desde 2013 a 2017

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Palencia ha absuelto a un hombre y una mujer, Ó. P. Á. y M. R. R., respectivamente, ambos administradores solidarios desde el mes de abril de 2011 de un obrador y representada la última por el abogado palentino Ignacio Brágimo Abejón, de un delito contra la Seguridad Social y para quienes la acusación particular solicitaba una condena de dos años de prisión y una indemnización de 154.459 euros por la deuda generada por el impago de cuotas sociales de sus trabajadores desde 2013 a 2017.

El fallo recoge que el acusado explicó en el juicio oral que no se realizaron los pagos a la Seguridad Social por incapacidad económica (...). Que llegó al impago porque en 2009 tenía mucha producción: ocho tiendas propias y 24 trabajadores. Que el obrador era pequeño y que decidieron hacer otras instalaciones porque estaba comprando pan precocido. Que entonces se compró una nave en Villamuriel con un préstamo hipotecario, y que después bajó la producción en los años de la crisis (...) e iba dejando de pagar nóminas, Seguridad Social (...). Que se fueron cerrando tiendas hasta que al final hubo que despedir (...). El acusado añadió que si se venden los inmuebles (un local y una vivienda en Palencia, y la nave de Villamuriel) puede frente al pago de las deudas, primero hipotecas y después Seguridad Social (...). Que vive en las instalaciones porque no puede vivir de alquiler ni comprar, que produce el pan solo y que tiene a M. D. en la limpieza media jornada.

«Ciertamente, los relatados fueron años de crisis, constando documentalmente que la sociedad, en 2016, la base imponible del Impuesto de Sociedades era negativa por importe de -178.276 euros», añade la sentencia. «De todo lo anterior resulta probado el impago de las cuotas sociales, pero consta igualmente probado que ese impago se produjo por una situación de insolvencia sobrevenida debido al descenso de ventas en las años de crisis que impidió a la sociedad hacer frente a los pagos de la Seguridad Social y otros, llevando al cierre de tiendas de venta y finalmente al despido de los trabajadores», señala el fallo.

«Este tipo penal no requiere solo el impago sino que se requiere un ánimo defraudatorio al consistir la conducta típica en 'defraudar eludiendo'. Ese ánimo defraudatorio no ha sido probado y la alusión de la acusación particular a un requerimiento de presentación de documentación no atendido por el acusado que indicaría ese ánimo no tiene soporte documental alguno, ni siquiera testifical», añade la sentencia.

«El acusado reconoció que se personó en el obrador un inspector cuando no estaba y por teléfono le autorizó a entrar y realizar las gestiones pertinentes, pero no recordaba si se le requirió aportar documentación en fecha o plazo, y no consta ese requerimiento documentado», concluye.

 

Fotos

Vídeos