Absuelta una pareja de golpear con un cenicero en la cabeza a una mujer con la que él tuvo relación

Absuelta una pareja de golpear con un cenicero en la cabeza a una mujer con la que él tuvo relación

La denunciante afirmaba que tuvo una discusión con el acusado en Palencia por unas grabaciones de vídeo que no borró y envió a otras personas

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Palencia ha absuelto a una pareja, el hombre con iniciales M. A. M. y la mujer M. M. V., para quienes la acusación particular pedía una pena de cinco años y medio de cárcel para él por los delitos de lesiones y amenazas, y de dos años y medio de cárcel y multa de 1.080 euros para ella, después de que supuestamente golpearan con un cenicero en la cabeza y dieran patadas a una mujer, M. R. I ., con la que el hombre había mantenido relaciones antes, tras una discusión por unas grabaciones de vídeo.

M. R. I. formuló denuncia en la Comisaría de Policía por unos hechos ocurridos el día 10 de agosto a las 16:00 horas en un piso de Palencia. Según M. R. I., en esa fecha, encontrándose ella y quien fue su pareja, Á. M. O., en el domicilio de unos amigos que eran pareja, él M. A. M. y ella M. M. V, comenzó una discusión con M.A. M. por un tema de relaciones sentimentales mantenidas entre ellos y grabaciones de las mismas, que M. A. M. comenzó a mostrar, habiéndole dicho M. R. I. que las borrara, cosa que no hizo y había enviado a terceras personas.

Según la denunciante, en un momento dado de la discusión, M. A. M. le propinó un fuerte golpe en la cabeza con un cenicero. Por culpa de este golpe, ella cayó al suelo y tanto M. A. M. como M. M. V. comenzaron a darle patadas en la cabeza. Concretamente, M. M. V. dos patadas en la zona de la brecha abierta tras el golpe con el cenicero y patadas en el costado, interviniendo Á. M. O. para parar la agresión.

El acusado negó los hechos en el juicio oral y aseguró que el 10 de agosto de 2016 no golpeó a M. R. I. con un cenicero. Dijo que sí estuvo ella en su casa, que entró por la ventana del patio voceando, que se resbaló y se dio contra una mesa de cristal, rompiéndola. Que su pareja, M. M. V., no intervino; que era mentira lo de las fotos y el vídeo y que Á. M. O. la sacó de la vivienda.

El acusado precisó que era conocido de Á. M. O. y que estaban los tres porque habían estado de fiesta, que no sabía cómo la denunciante se enteró pero que fue a la casa y que, cómo no abrieron la puerta, entró por la ventana. Por su parte, la acusada M. M. V. declaró en el juicio oral que no dio patadas a M.R. I. en el suelo, que se quedó «asustada de lo que había». Aseguró que de repente vieron saltar a la denunciante por la ventana, que esta se cayó y se dio con una mesa de cristal, partiéndola. Que estaba «como loca» y que Á. M. O. se la llevó.

«Nos encontramos ante versiones contradictorias: la de los acusados, por un lado, y la de la denunciante, por otro. Y resulta que no existe motivo alguno para otorgar mayor credibilidad a la denunciante, y ello porque ciertamente pudo caerse y golpear en la caída la mesa de cristal, como los acusados han sostenido. De hecho, el testigo Á. M. O. también vio a la denunciante caerse», señala en su sentencia la jueza del Juzgado de lo Penal.

«Por otro lado, resulta que la denunciante formuló denuncia el 18 de agosto de 2016, ocho días después de ocurrir presuntamente los hechos, explicando que fue por miedo y amenazas, pero no se entiende bien que le llevó a denunciar el 18 de agosto de 2016, si fue que ya no sentía miedo o cesaron las amenazas. No es lógico», añade el fallo del Juzgado de loPenal, que incide en cómo, «existiendo dudas más que razonables sobre los hechos y la autoría», en virtud del principio 'in dubio pro reo', procede la absolución de los acusados de los delitos de lesiones y amenazas.

 

Fotos

Vídeos