Unas 5.000 personas claman en Palencia por la igualdad de género en el Día de la Mujer

Una nube de carteles puebla la Plaza Mayor durante la lectura del manifiesto reivindicativo./Marta Moras
Una nube de carteles puebla la Plaza Mayor durante la lectura del manifiesto reivindicativo. / Marta Moras

Al grito de «ha llegado el fin del patriarcado», la movilización avanzó desde la Plaza Pío XII hasta la Plaza Mayor

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Palencia ha salido hoy a la calle en una manifestación en la que –en contra de lo que suele ser habitual en las concentraciones que se vienen celebrando en la capital– hubo más gente que banderas. Hasta 5.000 fueron las personas que decidieron manifestarse para reclamar igualdad real entre hombres y mujeres en un Día de la Mujer en el que muchos hombres no se quedaron en casa y participaron de forma activa.

Hombres, mujeres, jóvenes y mayores comenzaron a concentrarse en la Plaza Pío XII para completar un recorrido hacia la Plaza Mayor en el que el grito más escuchado fue ese que dice «ha llegado el fin del patriarcado», una frase que acompaña al movimiento feminista desde hace años y que, al parecer, aún no se ha convertido en realidad, una circunstancia que no hace bajar los brazos a mujeres como Nieves Burón, que ayer se dejó la garganta reclamando igualdad en la convocatoria de la Plataforma por los Derechos de las Mujeres de Palencia y aseguró que el feminismo no entiende de derechas ni de izquierdas. «La mujer es mujer, independientemente de lo que piense. A una mujer que sufre violencia de género no le pegan por ser de un partido o de otro. A una mujer no le pagan menos que a un hombre por ser de Vox o de Podemos. Le pegan por ser más débil que el hombre y le pagan menos porque históricamente ha sido así, y eso hay que cambiarlo», sentenciaba Nieves mientras la marea humana pasaba por los Cuatro Cantones.

La movilización discurrió en un ambiente festivo y un gran altavoz se encargó de poner banda sonora a un día en el que la canción de Rozalén La puerta Violeta se convirtió una vez más en un himno contra el maltrato, en un llamamiento para alejar de la sociedad a esos monstruos grises de los que habla la canción de la artista manchega.

La igualdad es cosa de dos y ayer se puso de manifiesto con la presencia de un gran número de hombres, y uno de ellos, Manuel Borrego, quiso recalcar que la lucha feminista es para él, una causa justa. «Si lo que están reivindicando es igualdad, el hombre tiene mucho que decir porque lo que se está pidiendo es digno», un discurso que suscribieron al 100% mujeres como María José Bregón, que cree que cuadrar la balanza entre hombres y mujeres es un arduo trabajo que se puede sacar adelante con la voluntad, el respeto y la educación como grandes aliados. «Llegar al equilibrio siempre cuesta en todos los aspectos de la vida, pero somos muchos los que queremos conseguir la igualdad», recalcó María José, que fue solo una más de las cerca de 5.000 personas que, según datos aportados por la Policía Nacional, decidieron salir a las calles de Palencia para reclamar que esa balanza deje de estar desnivelada hacia el lado masculino.