La cifra de matrimonios ha caído en Palencia de 1.860 a 490 en tres cuartos de siglo

La cifra de enlaces anuales se sitúa por debajo de mil desde la década de los noventa y sigue con tendencia a la baja

J. OLANOpalencia

El matrimonio resiste como principal forma de convivencia en las parejas, aunque es evidente que ha perdido popularidad entre los más jóvenes y que se ha generalizado la fórmula de las parejas de hecho. En cualquier caso, la edad con la que quienes deciden darse el sí quiero ha aumentado de forma muy notable respecto a generaciones anteriores, lo que también ha redundado en un descenso del número de bodas. Los datos referidos a Palencia son una constatación evidente de que la cifra de matrimonios ha caído de manera ostensible. De las 1.860 bodas que se oficiaron en Palencia en 1941, el año pasado, tres cuartos de siglo después, se han contabilizado 490.

Estos datos vienen reflejados en la reciente publicación del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre movimiento natural de la población, donde se recoge que un total de 166.248 parejas contrajeron matrimonio el pasado año en España, creciendo la cifra el 2,3% respecto al año pasado.

Sin embargo, Palencia registra una tendencia a la baja, alcanzando el índice más pobre de los últimos 75 años. Porque los 490 matrimonios registrados el pasado año, según los datos del INE, suponen un centenar menos que los del ejercicio anterior. Ycaen a la mitad respecto al millar contabilizado hasta principios de la década de los noventa. Y casi a una cuarta parte respecto a los registrados en Palencia hace tres cuartos de siglo.

Así también, mientras en España aumenta la tasa bruta de nupcialidad (hasta 3,5 matrimonios por mil habitantes, una décima más en 2015 que en 2014), en Palencia baja. En lo que sí coincide esta provincia con la tónica general es en la bajada de la edad media con la que se llega al matrimonio, si bien incluso es algo menor en el caso de las mujeres palentinas, que está en los 31,6 años del primer hijo respecto a los 34,4 de la media española.

Otros datos curiosos, según un estudio publicado en la Revista Española de Investigaciones Sociológica, apuntan a que entre las parejas que acaban pasando por el altar o el juzgado, el 48% lo hace en los diez años siguientes al inicio de su primera convivencia; otro 19% se separa y el tercio restante continúa de la misma manera. «En España, la transición al matrimonio, aunque precedida por la formación de una unión consensual, es solo cuestión de tiempo», dice la autora del trabajo, Thaís García Pereiro, profesora de la Universidad italiana de Bari Aldo Moro.

En un proceso de valoración entre coste y beneficio, las facilidades fiscales y administrativas y las seguridades legales marcan en gran medida la decisión de casarse, sobre todo, tras la llegada de los hijos. Antes de los 30 años, menos de la mitad de las parejas están casadas (45%); pero si aumenta la edad de referencia hasta los 40 años, los matrimonios representan dos tercios, según los últimos datos (de 2011) de la oficina europea de estadística Eurostat. En el contexto continental, España está hacia la mitad de la tabla, tirando más a la zona donde mejor aguanta el matrimonio, lejos de países como Suecia o Francia, donde el 46% y el 52%, respectivamente, están casadas; y bastante por debajo de Malta, Croacia, Grecia o Polonia, donde lo están 9 de cada 10.

Una encuesta sobre la España del siglo XXI, hecha por el CIS y el CSIC que analizó la situación de 1.500 mujeres, concluyó que no es que la gente en España ya no se case, sino que lo hace a edades más tardías y aprovecha el tiempo de la transición para poner a prueba su relación. Este no es un fenómeno nuevo en Europa, esta tendencia ha sido observada también en Francia, Alemania y Hungría. Así que la diferencia está en la transformación de las cohabitaciones con el paso del tiempo.

Ese paso de matrimonios a convivencias y el descenso de los enlaces, con independencia de si son civiles o religiosos, sí incide en el número de hijos que tienen las parejas, también por el retraso de la edad media a la maternidad.

Palencia registró una época en que las mujeres tuvieron más de tres hijos, en 1979 y 1980 se traspasó a la baja el umbral crítico de renovación de las generaciones (2,05), para seguir cayendo y alcanzar cotas por debajo de 1 entre 1995 y 2003. Después, hasta 2010, se recuperó ligeramente y actualmente, aunque con un mínimo descenso, el indicador de fecundidad está en el 1,10 en Palencia frente al 1,28 de España (en el caso de las españolas).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos