«Los valores éticos y sociales que nos definen nos harán progresar»

Juan Manuel González Serna. /  /
Juan Manuel González Serna. /

Juan Manuel González Serna, presidente del Grupo Siro, recibe hoy el Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales concedido por la Junta

ICALpalencia

El presidente del Grupo Siro, Juan Manuel González Serna, Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales 2015, repasa la historia de la empresa y los retos de futuro desde una perspectiva tradicional de ilusión y pasión de todos sus colaboradores hasta el arraigo por la responsabilidad social corporativa. El empresario apuesta por desarrollar un modelo de empresa «sostenible en el tiempo, cimentado en el compromiso con las comunidades en las que están presentes, que siga apostando por la integración social y laboral de personas en riesgo de exclusión social».

¿Qué supone, en una trayectoria empresarial tan larga, este reconocimiento?

Es un honor para todos los colaboradores de Grupo Siro, además de un reconocimiento a nuestro compromiso y responsabilidad con las personas. Grupo Siro es consecuencia de un proyecto impulsado por todos sus colaboradores, que siempre lo han compartido con ilusión y pasión. Hoy somos 4.000 y es una suerte poder crecer y mantener la identidad y los valores de empresa familiar.

La distinción reconoce el compromiso social de una empresa y un empresario. ¿Por qué es importante esa responsabilidad social corporativa y hasta dónde se puede llegar?

Creemos en los proyectos empresariales sostenibles, en la necesidad de aportar y generar valor y de establecer relaciones de confianza con nuestros grupos de interés, actuando siempre desde el compromiso social sostenible. Así es como en Grupo Siro entendemos la responsabilidad social corporativa. Este compromiso se materializa en ejemplos como la integración de personas en riesgo de exclusión social o la apuesta por una cadena agroalimentaria sostenible que mejore la competitividad del sector agrario. No obstante, esto tiene que ser una filosofía empresarial que garantice la continuidad del negocio, y por lo tanto ha de ser rentable. Todo parte de las personas y en Siro hemos conseguido gente comprometida. Así seguiremos, porque son los valores éticos y sociales que nos definen los que nos harán progresar hacía un futuro satisfactorio e integrador.

La despoblación es uno de los grandes problemas de la comunidad, ¿debe ser objetivo también de esa responsabilidad social corporativa? ¿Cuál es la apuesta de Siro por el medio rural?

Grupo Siro tiene un compromiso con el entorno local, con la población del ámbito rural donde tiene su sede y sus fábricas. Llevamos 25 años trabajando para que nuestro desarrollo empresarial suponga bienestar y riqueza para Castilla y León. Nuestro compromiso, en este sentido, con la región es incuestionable. Nuestros comienzos tuvieron lugar aquí y eso no se olvida nunca. Efectivamente creemos que se puede fijar la población en el medio rural dándoles opciones: apostando y comprometiéndose con el desarrollo local. Algunas iniciativas que pueden contribuir a ello son la industrialización de zonas rurales o el desarrollo de una cadena agroalimentaria sostenible: favorecer el cultivo del cereal mediante el establecimiento de alianzas estables con agricultores y fabricantes. Así, ha sido en Castilla y León donde hemos empezado a desarrollar nuestro proyecto Siro Agro. Actualmente estamos aprendiendo con agricultores de la comunidad, intercambiando conocimiento, analizando costes... Queremos desarrollar un modelo agrario competitivo y rentable en esta zona, y posteriormente replicarlo en otras zonas.

El compromiso social se hace también patente en la sede de su fundación en el Monasterio de San Pelayo. ¿Qué va a suponer esa sede física para el grupo empresarial?

La Fundación Grupo Siro nació para garantizar la continuidad de la compañía, por expreso deseo de mi mujer, Lucía Urbán, y el mío propio. Queremos que Grupo Siro sea sostenible en el tiempo, y queremos estar aquí dentro de muchos años, aportando valor a la sociedad. Con el fin de salvaguardar el patrimonio histórico y cultural, la sede de la fundación parte de la rehabilitación del monasterio de San Pelayo den Cevico Navero, muy en línea con lo que como compañía queremos construir: una empresa que dentro de 500 años continúe en pie. A través de la fundación desarrollamos proyectos sociales, culturales, medioambientales y de investigación. Durante el último año, además, hemos sentado las bases de nuestra Escuela de Empresa San Pelayo, centro de formación de los líderes de la compañía, actuales y futuros. También, hemos impulsado la primera edición del premio fundación grupo Siro a la investigación agroalimentaria.

La innovación es una de las señas de identidad de su grupo. ¿Qué representa la apuesta por la I+D+i en el grupo y cuáles son los planes de futuro?

La innovación es, junto con la eficiencia, los motores principales que impulsan la sostenibilidad de grupo. La eficiencia garantiza nuestro presente, y la innovación garantiza nuestro futuro.

El grupo Siro presenta una enorme integración en Castilla y León. En su experiencia, ¿qué valores destacan de los castellanos y leoneses?

Castilla y León es una región llena de vida y tradición, que acoge al foráneo como si fuese uno más. Yo mismo, que no nací aquí, me he sentido siempre acogido y arropado. Además, me siento identificado con los valores y la cultura propia de los castellano leoneses, valores fundamentales como la familia, la preservación del entorno, las tradiciones, los negocios... en definitiva, he encontrado en esta tierra gente orgullosa de sus tradiciones y de su cultura.

La comunidad reconoce sus valores humanos. ¿Cree que con la modernidad muchos de estos valores están en crisis?

Personalmente, no creo que se trate de una sociedad en la que se están perdiendo valores. Simplemente los valores están cambiando. Vivimos una época en la que parece que los acontecimientos se aceleran, y provocan cambios que son visibles prácticamente en todos los ámbitos de nuestra vida. Este nuevo paradigma puede provocar cambios a nivel social, pero es nuestra responsabilidad saber gestionarlos y adaptarnos a los nuevos tiempos, y aprovechar las ventajas que nos ofrece la tecnología, la innovación y la investigación.

 

Fotos

Vídeos