El hombre juzgado por violar 6 veces a su sobrina sostiene su inocencia

La Fiscalía mantiene la petición de 75 años de cárcel basándose en el testimonio de la joven, que contaba con solo quince años

EL NORTEpalencia

El hombre de 65 años acusado de haber violado en seis ocasiones a su sobrina, de 15 años, proclamó ayer de nuevo su inocencia ante la Audiencia Provincial. El procesado insistió durante el juicio que todo ha sido una invención y que nunca agredió sexualmente a la menor y tampoco la amenazó. El abogado que defiende sus intereses, Carlos Lamalfa, insistió también ante el tribunal en que las pruebas respaldan esta versión y que toda esta acusación se ha convertido en una verdadera pesadilla.

El juicio quedó visto para sentencia y contó también con la declaración de la víctima, que mantuvo su versión de que su tío abusó sexualmente de ella en seis ocasiones en su domicilio, que servía de lugar de encuentro para que sus padres, separados, pudieran cumplir con el régimen de visitas los fines de semana. También la joven explicó al tribunal que había sido reiteradamente amenazada.

El juicio quedó visto para sentencia con las conclusiones que las distintas partes personadas elevaron a definitivas.

Cronología

Los hechos juzgados ayer fueron cometidos entre los meses de enero y marzo del año 2012, cuando la mujer tenía 15 años. La vivienda del acusado, situada en el norte de la provincia de Palencia, servía de punto de encuentro para que su sobrina pudiera encontrarse con sus padres, divorciados, los fines de semana y cumplir así con el régimen de visitas.

La Fiscalía de la Audiencia de Palencia mantuvo ayer su relato de que la madre de la joven la recogía en el domicilio del acusado los fines de semana y, en un momento en que no tenía medios para ir a recogerla, se ofreció el propio procesado a trasladar a la joven en su vehículo hasta la casa de su madre, un tiempo que llegó a aprovechar en alguna ocasión para abusar de ella. No obstante, según la Fiscalía, la primera agresión sexual con acceso carnal tuvo lugar en enero del año 2012 en el dormitorio de la vivienda del acusado y, en el camino hacia casa de su madre, le dio diez euros a la joven y la amenazó con matarla si contaba algo. A partir de ahí, los hechos se fueron sucediendo hasta en otras cinco ocasiones, con la última violación consumada el 17 de marzo de 2012. La chica, siempre según el relato de la Fiscalía, opuso resistencia, por lo que recibió patadas por todo el cuerpo por parte del acusado hasta que logró reducir su voluntad.

Doce días después, la joven decidió confesar lo ocurrido a su pareja, quien a su vez se lo hizo saber a su padre, que denunció los hechos el día 3 de abril de 2012. La Fiscalía basa sus argumentos en el relato de los hechos de la joven, que ayer volvió a poner de manifiesto ate el tribunal de la Audiencia de Palencia. Un testimonio que no coincide en absoluto con el que ofreció el procesado, que insistió en defender su inocencia y descartó cualquier intento de agresión sexual sobre su sobrina.

Libre absolución

El fiscal mantuvo ayer durante el juicio que el procesado cometió seis delitos de agresión sexual, por los que debe cumplir doce años de cárcel por cada uno. Subsidiariamente, plantea que se considere un delito continuado y que cumpla 18 años y nueve meses de prisión. Además, pide seis meses de cárcel por cada uno de los seis delitos de amenazas, o subsidiariamente que se considere delito continuado con una condena de dos años y seis meses.

Por su parte, el abogado defensor del acusado insistió en reclamar la libre absolución para su patrocinado, al entender que no existen pruebas para culparle.

La vista oral quedó finalmente vista para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos