Maristas no se plantea la jornada continua y será el único colegio con horario partido

Varios padres votan el martes en Filipenses./
Varios padres votan el martes en Filipenses.

El centro se aferra a las clases de mañana y tarde porque son más adecuadas en Infantil y Primaria y no porque sea un signo de distinción

J. OLANO OLAZABAL

La postura de los Maristas sobre su interés de continuar con el horario partido en Infantil y Primaria ya ha sido trasladada a los padres en más de una ocasión, con lo que la dirección del centro palentino considera que está muy clara entre los familiares de los escolares.

Aunque quedará como el único centro que en la capital palentina ofrezca el próximo curso el horario partido, la dirección de Maristas no cree que sea un signo de distinción respecto a otros centros que se traduzca en un atractivo. «Para nosotros simplemente es una forma de concebir la educación y no nos planteamos si va a determinar que vengan más alumnos o no», estima Javier Velasco.

Tampoco han pensado en el colegio si el horario partido puede derivar en un descenso de alumnos en el futuro, teniendo en cuenta que la jornada única revela una gran aceptación por parte de los padres en todos los colegios donde se ha intentado su implantación y se ha conseguido. «Con nuestra filosofía de mantener el horario partido, por el momento no hemos registrado pérdida de alumnos. Si hubiera un descenso, reflexionaríamos, pero insistimos en que ofrecemos un proyecto educativo con un ideario y una forma de trabajar por encima del horario», aclara el director del colegio Maristas.

La jornada escolar continua se ha extendido como una marea en los últimos años en el ámbito educativo. En el total de la provincia de Palencia, la jornada continua funciona en 56 de los 70 centros. En la capital, la tienen implantada los doce colegios públicos (el último en enrolarse fue el Sofía Tartilán en 2006), y entre los concertados, los últimos en subirse al tren han sido este curso La Salle y Dominicas. Para el próximo, aunque falta la aprobación definitiva de la Junta de Castilla y León que en ningún caso ha rechazado el visto bueno dado por las familias, los claustros de profesores y los consejos escolares, se suman Filipenses Blanca de Castilla y el colegio Virgen del Brezo, que lo han aprobado ambos en esta semana.