No tocar el género

«Dice Alain Delon que en su vida ha recibido más bofetadas de las que ha dado»

No tocar el género
Fotolia
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTEValladolid

En la frutería de un barrio con extranjeros pijos se leía 'Don't touch the gender'. Les dirían que el gender (género) inglés no servía en español para la fruta, lo tacharon y escribieron fruits. El Tribunal Supremo tampoco es partidario de tocar el género. Ha condenado por violencia machista a un hombre que abofeteó a su mujer para reanimarla cuando estaba inconsciente en el suelo de un bar de Valladolid (tras una discusión y muy bebida). A 40 días de trabajos para la comunidad lo condenaron en primera instancia. La Audiencia revocó la sentencia por «el propósito de reanimarla» y por no ver intención de dañar sino de socorrer. Lo que chirría es la defensa exagerada de la perspectiva de género por parte del TS para «desterrar comportamientos de dominación». Mal las tortas, que hubiera llamado a una ambulancia. Dice Alain Delon que en su vida ha recibido más bofetadas de las que ha dado. Hay que tocar el género. Si no, nos extinguiremos.