Conversos

«La recién estrenada legislatura incluye el abandono definitivo del soterramiento de las vías del tren»

Las vías entre la calle Andrómeda y la plaza del aviador Gómez Barco./Rodrigo Jiménez
Las vías entre la calle Andrómeda y la plaza del aviador Gómez Barco. / Rodrigo Jiménez
Francisco Cantalapiedra
FRANCISCO CANTALAPIEDRAValladolid

Los que reñimos de vez en cuando en casa sabemos por experiencia que, por muy altas que sean las voces, la reyerta suele acabar como la piedra que se tira al estanque: chapotea, hace ondas que se van disipando y al llegar a la orilla vuelve la calma. Por eso me alegro de que el pulso mantenido entre el PSOE y VTLP se haya resuelto como las broncas de chavales cuando aparecía un adulto y zanjaba: «venga, no os peleéis, que sois todos del mismo barrio». La segunda buena noticia de la resurrección del pacto entre ambas formaciones políticas es la puesta en marcha de ciento y pico medidas para que la ciudad cambie y mejore. Es difícil no estar de acuerdo con las ayudas de emergencia, la instalación de ascensores en edificios que no lo tenían cuando se construyeron, los pisos sociales y el coto a los peligrosísimos locales de juego. O las nuevas peatonalizaciones, que digo yo que por algún lado tendrán que circular patines y bicicletas…

Sin embargo, la recién estrenada legislatura incluye el abandono definitivo del soterramiento de las vías del tren. Aún así, lo más grave no es que me haya quedado solo en la necesidad de esa obra, sino que he descubierto que el único partido que defiende la misma es Vox. Y por ahí no paso, majete. Así que para evitar confusiones prometo no volver a dar la brasa con el proyecto y propongo taponar con cascotes el túnel de Andrómeda al día siguiente de inaugurarse.

Los conversos somos así de radicales...