Apagón

«Ahora andan pasándose la pelota de suspender a los cinco diputados enchironados»

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet./ Efe
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet. / Efe
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTEValladolid

La Virgen de Meritxell es la guía espiritual del pueblo andorrano. A Meritxell Batet la han colocado de presidenta del Congreso como a una virgen para guiarnos. Aunque dijo: «Cada uno de nosotros somos del pueblo, pero ninguno somos el pueblo». Como la pelma cuqui Ocasio Cortez con «los de abajo» ('we're the people', diría Jane Darwell). A Mertitxell no le parece que las mentecateces del martes privaran de sentido el acatamiento a la Constitución (lo que dice la sentencia del TC). Ahora andan pasándose la pelota de suspender a los cinco diputados enchironados. El Congreso, el Tribunal Supremo, sus magistrados, la Fiscalía. Ojalá a los presos les pase lo que a Joan Crawford en 'Ojos'. Ciega y rica, consiguió que un infeliz le donara sus ojos. La visión durará once horas. Tras la cirugía, se quita las vendas y ve por un segundo. Pero todo se vuelve oscuro otra vez. Hay un apagón en Nueva York. Como hay un apagón en la cabeza de Meritxell.