Torra se niega a retirar el cartel de los presos a pesar del ultimátum judicial

Pancarta a favor de los presos políticos./EFE
Pancarta a favor de los presos políticos. / EFE

El Tribunal Superior catalán aplaza hasta el 18 de noviembre el juicio por desobediencia contra el presidente de la Generalitat

CRISTIAN REINOBarcelona

«No retiraré la pancarta». Quim Torra respondió así a la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de descolgarla del balcón principal del Palau de la Generalitat. La polémica con los lazos amarillos va camino de perseguir a Torra todo su mandato. El president tiene desde ayer una orden de retirada de la pancarta en favor de los presos independentistas. Requerimiento similar al que recibió en su día con los lazos y no quiso atender, lo que le ha llevado a estar procesado por desobediencia con la posibilidad de ser inhabilitado.

Torra recibió este viernes una de cal y otra de arena de parte del TSJC. Por un lado, se evitó un problema con la decisión del tribunal catalán de aplazar el juicio por los lazos amarillos, que ya no coincidirá con el debate de política general en la Cámara catalana. Pero por otro lado recibió un ultimátum y tiene 48 horas para retirar el cartel que cuelga de la fachada de la sede del Govern que exige la libertad de los presos.

La respuesta del dirigente secesionista fue una contundente negativa escrita en un comunicado. El presidente catalán consideró que le asiste el «derecho a la libertad de expresión y de opinión» y argumentó además que la petición de libertad para los presos es un «clamor muy mayoritario de la sociedad catalana y un compromiso democrático del Gobierno catalán». Torra anunció que recurrirá la resolución del TSJC.

Esta pancarta es la misma que la Junta Electoral obligó retirar a Torra en periodo electoral para exigirle neutralidad. El cartel reclama la «libertad de los presos políticos y exiliados», en catalán y en inglés, con un lazo amarillo. El presidente de la Generalitat se negó a descolgarla, pero acabó haciéndolo, eso sí fuera de plazo. Pasadas las elecciones, restituyó la pancarta.

Medida cautelar

Pero la entidad antisoberanista Impulso Ciudadano, liderada por el exdiputado de Ciudadanos José Domingo, presentó un recurso y la Sala de lo Contencioso Administrativo del TJSC acordó las medidas cautelares solicitadas por la plataforma constitucionalista y requirió a Torra para que en 48 horas retire la pancarta. Las medidas cautelares se han adoptado mientras el juzgado dicta una sentencia definitiva.

Según el tribunal, la obligación de mantener la neutralidad institucional es permanente, no sólo en periodos electorales. El auto toma como base jurídica una sentencia del Tribunal Supremo de 2016, que estableció que exhibir una 'estelada' en un edificio público debe ser considerado partidista. Ante la repetición electoral se daba por hecho que Torra volvería a verse en la tesitura de atender o no una orden de la Junta Electoral, pero este ultimátum le ha llegado antes.

El presidente catalán conoció la resolución del TSJC horas después de que el mismo tribunal anunciara que pospone el juicio que debía celebrarse los próximos miércoles y jueves, y se ha aplazado al 18 de noviembre después de que la defensa del jefe del Ejecutivo catalán solicitara la recusación de los magistrados que le juzgarán. En consecuencia, Torra ya no tendrá que deshojar la margarita para decidir si acude a la vista en el palacio de justicia o si va al Parlamento catalán.

La razón que alegó el tribunal para posponer el juicio fue la «imposibilidad material de tramitar cumplidamente la recusación presentada contra magistrados del tribunal». El juez instructor de la causa ha rechazado la recusación formulada contra él y ha propuesto al tribunal la inadmisión de la petición para que sean apartados los jueces Jesús M. Barrientos y Mercedes Armas.