Torra afirma que el procés «comenzó con una sentencia y puede culminar con una sentencia»

Quim Torra, durante su comparecencia en Madrid. / EFE

El presidente de la Generalitat llama a la unidad para responder al fallo judicial y amenaza con un nuevo 1-O

CRISTIAN REINOBarcelona

Minutos después de que el juez Manuel Marchena anunciara que el juicio queda visto para sentencia y después del alegato final de los doce acusados, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha comparecido desde la delegación del Gobierno catalán en Madrid para llamar a la unidad del soberanismo y «recuperar el hilo de la historia» para pactar una respuesta a la sentencia, que a su juicio debe pasar por «la afirmación» del derecho de autodeterminación. «Ahora es la hora del país», ha proclamado. «No pertenece a un presidente, a un gobierno ni tampoco a un parlamento concreto», el derecho de autodeterminación pertenece, ha asegurado, a «todo un pueblo» y por tanto es «irrenunciable». «Lo volveremos a hacer», ha rematado su alocución, sin preguntas desde la librería Blanquerna. El dirigente nacionalista lleva semanas advirtiendo que la respuesta a la sentencia debe estar basada en la autodeterminación.

Torra ha avisado además de que el proceso hacia la independencia comenzó con una sentencia, la de 2010 contra el Estatuto catalán, y «puede culminar también con una sentencia». «Si es así, será una descripción clara de cómo se ha relacionado el Reino de España con Cataluña. Y nosotros con quien nos queremos relacionar es con la democracia y la libertad en una República independiente», ha rematado. El presidente de la Generalitat ha vuelto a cargar con todo contra España, un «Estado que hace tiempo que perdió el respeto a la democracia, a la separación de poderes y a los derechos fundamentales».

Torra ha reivindicado el 1-O como el acto de «desobediencia civil más importante que se ha hecho en Europa» y ha asegurado que dio un «mandato» para la creación de un Estado independiente para Cataluña en forma de república. «Este es el mandato que fue ratificado en las elecciones del 21-D», ha señalado. Torra insiste en reivindicar el 1-O y la República e insiste en hablar de mandatos para culminar la independencia, a pesar de las intervenciones de los abogados defensores durante el juicio. Especialmente, el letrado de Joaquim Forn, Xavier Melero. «El Govern no hizo ninguna declaración de independencia» formal, dijo. La Generalitat «hizo todo lo posible por abandonar» el poder «sin la menor resistencia». «No se arría la bandera, no se comunica nada al cuerpo diplomático. Soy consciente de que a alguien puede molestarle esta versión de los hechos. Pero esto es lo que ocurrió», manifestó. La Generalitat, reiteró, incumplió sus propias leyes de desconexión «para que nada de lo que hiciera tuviera validez normativa».

El jefe del Ejecutivo autonómico, que hoy ha asistido a la sala de vistas del Supremo a la última sesión del juicio, ha calificado el proceso judicial de «inmenso despropósito público», con «declaraciones de testimonios que son parte y que han declarado como parte acusatoria». El presidente de la Generalitat ha querido hacer suyas algunas de las frases pronunciadas por los acusados durante sus alegatos finales en el juicio. Ha citado uno a uno a todos los procesados, menos a Santi Vila, al que ha ignorado, colocándole ya en el bando oficial de los traidores del secesionismo.

De Junqueras, ha destacado que hace falta «devolver el tema a la política, la negociación y el acuerdo»; de Cuixart, que «si la violencia policial no pudo con miles de personas el 1-O, ¿alguien cree que una sentencia hará que los catalanes dejen de luchar por el derecho de autodeterminación?». Y a través de Carles Mundó ha reclamado que los «compañeros que están en prisión puedan volver a sus casas con sus familias». «Ningún demócrata puede tolerar una injusticia tan descomunal», ha afirmado, dirigiéndose a los «demócratas de España».

Mientras Torra comparecía desde la delegación de la Generalitat en Madrid, miles de catalanes se manifestaban a favor de la libertad de los presos y en defensa de la autodeterminación como derecho en diferentes localidades catalanas. En Barcelona, varios miles de personas se han concentrado en la plaza de Cataluña.