Las tormentas dejan graves inundaciones en el norte peninsular

Una fuerte tormenta dejó las calles de Vitoria completamente anegadas. En menos de 20 minutos se convirtieron en canales. Cayeron 25 litros por metro cuadrado, de lluvia y también de granizo. Circular por las calles del centro fue toda una odisea. Se inundaron garajes, sótanos y los bomberos tuvieron decenas de llamadas de emergencias. El agua se llegó a colar en un centro comercial donde se formó una impresionante cascada. En Ordizia (Guipúzcoa) las precipitaciones entraron en un polideportivo y también en las naves de varias empresas. Asturias también sufrió los efectos de las tormentas. Un desprendimiento en una ladera de la AS-14 obligó a cortar la vía en Arenas de Cabrales. Espectacular también esta imagen del Puerto de Alcudia en Mallorca. Una rissaga, una subida de la marea, se comió la playa e inundó el paseo marítimo.