Tafalla se inunda de solidaridad

Las heridas abiertas por las inundaciones en Tafalla siguen doliendo. Sobre todo las de los vecinos de este edificio desalojado desde el día de la riada. Los cimientos no han aguantado la fuerza del agua y seis familias han tenido que dejarlo. Justo, después de una reciente remodelación de todo el bloque. El dolor se sigue sintiendo en las calles o en los garajes embarrados. Cicatrizar necesitará de esfuerzo extra, de largo tiempo y de mucha ayuda. Una enorme solidaridad ha inundado la zona seguida de enormes agradecimientos de los afectados. La mejor manera de cerrar tantas heridas.