Sociedad Civil Catalana avisa con una «ola» de movilizaciones para contrarrestar el tsunami independentista

Manifestación convocada por SCC en 2017 en Barcelona a favor de la unidad de España y contraria a la independencia de Cataluña./Archivo
Manifestación convocada por SCC en 2017 en Barcelona a favor de la unidad de España y contraria a la independencia de Cataluña. / Archivo

La plataforma constitucionalista lanza la plataforma de afectados por el 'procés'

CRISTIAN REINOBarcelona

El constitucionalismo ha apelado esta mañana, dos años después, al espíritu del 8 de octubre de 2017, el día en que los no independentistas celebraron una manifestación con cientos de miles de personas (un millón según los organizadores). Ha reivindicado esa gran movilización para avisar al secesionismo de que, si sigue adelante con su idea de crear un escenario «insurreccional» con el tsunami democrático y las marchas anunciadas por la ANC y Ómnium para tratar de colapsar Cataluña durante tres días, como respuesta a la sentencia al 'procés', el constitucionalismo contrarrestará con una oleada de movilizaciones. «Se pone en marcha una ola tranquila de cambio, no un tsunami», ha advertido el presidente de Sociedad Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa.

En este contexto de movilizaciones, SCC ha celebrado esta mañana en Barcelona un acto para recordar el 8-O, en el que han participado Ciudadanos, PSC, el PP y Manuel Valls. La imagen de una cierta unidad en el constitucionalismo se ha producido dos días antes de la moción de censura contra quim Torra en la Cámara catalana. La unidad a la que han apelado los grupos no independentistas se quebrará el lunes en la moción, ya que los socialistas no apoyarán la moción impulsada por Ciudadanos. Esta unidad se quebrará también con motivo de la campaña electoral. No obstante, los mensajes que se han cruzado Ciudadanos, PSC y PP en el acto ha escenificado la división que hay en el movimiento no soberanista, a pesar de las llamadas a la unidad.

Ha abierto fuego Cayetana Álvarez de Toledo, quien ha criticado a los socialistas por no apoyar la moción del lunes. David Pérez, del PSC, le ha replicado que en la moción que el PSC impulsó contra Jordi Pujol, el PP salió entonces, en 2001, en apoyo del presidente de la Generalitat. Valls ha llamado al constitucionalismo a unirse en un pacto de estado tras el 10-N para garantizar la gobernabilidad. El acto ha servido también para escenificar la reconciliación de Ciudadanos y el PP con la dirección de Sociedad Civil Catalana, tras unos meses de relaciones muy complicadas tras el giro de la nueva cúpula y su acercamiento al PSC.

Plataforma de afectados del 'proces'

El constitucionalismo ha vuelto a avisar al independentismo de que no está dispuesto a que se apodere del control de la calle. En este sentido, SCC ha impulsado lo que ha denominado la plataforma de afectados del 'proces'. «El 'procés' nos ha dañado, nos ha desgarrado como sociedad y nos ha frenado económicamente», según la plataforma. «El 'procés' es un eufemismo para no reconocer el fracaso de una estéril espiral de autodestrucción del autogobierno catalán», según SCC. La entidad que surgió como contrapeso de la poderosa ANC ha apuntado que «muchas personas sufren aún las consecuencias de un proyecto divisivo y separador, que nos ha robado energías, tiempo, ilusiones, salud, dinero y amistades». «Durante demasiado tiempo algunos han intentado imponer unilateralmente una idea de Cataluña tal ilegal como irreal», ha apuntado la plataforma.

«Ahora que el 'procés' afronta un punto de no retorno que empieza con la sentencia de los tribunales y culminará con el veredicto de la historia«, la plataforma de afectados del 'procés' nace para dar voz a todas las personas »damnificadas« por el 'procés', a toda la gente con »ganas de gritar: hasta aquí hemos llegado«, alzar la voz para denunciar la decadencia a las que se nos ha conducido como pueblo», ha rematado SCC.