La seguridad en el patrimonio histórico español

Tras los muros, que son ya un tesoro en sí mismos, habita un patrimonio valioso, cubierto en casi todas nuestras catedrales por techos y bóvedas cubiertas de hierro y piedra. Pero donde hay madera son necesarias toda clase de medidas, que se extienden a aquellas dependencias, visitables o no, donde existen elementos que pueden arder. En la Catedral de Burgos tienen unas botellas de gas inergén que, en caso de incendio, entraría por las tuberías que llevarían el gas donde fuese necesario para que realizase su trabajo: reducir al máximo el oxígeno del aire. En la Catedral de Barcelona los bomberos tienen instrucciones precisas  y un plan para poder actuar rápidamente. Y en la Alhambra de Granada hay seis cuartos llenos de mangueras y herramienta para actuar ante conato de incendio. Nuestros monumentos parecen a salvo, pero quien sabe del tema recomienda no bajar la guardia.-Redacción-