El secesionismo trata de aparcar su división ante la sentencia del 'procés'

Imagen de una de las sesiones del juicio del 'procés'./EFE
Imagen de una de las sesiones del juicio del 'procés'. / EFE

Puigdemont y Junqueras avalan una iniciativa de la sociedad civil que apela a la desobediencia civil y a la unidad, a través de un «tsunami democrático»

CRISTIAN REINOBarcelona

El independentismo arrancó este lunes el nuevo curso político con un objetivo: recuperar la unidad, que le permita dar una respuesta contundente a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del 'procés', la cita clave de la legislatura catalana, prevista para las próximas semanas.

El verano no ha sentado nada bien a JxCat y ERC, enfrascados en una guerra sin cuartel por la hegemonía del soberanismo. Sus dirigentes, en cualquier caso, trataron este lunes de hacer borrón y cuenta nueva al periodo de «ataques y reproches» y buscaron aparcar la división, dando apoyo a una plataforma impulsada desde la sociedad civil, que aboga por iniciar un «tsunami democrático» desde la unidad y la desobediencia civil no violenta. Los principales líderes del independentismo, desde Puigdemont, Torra, Junqueras, Torrent o Paluzie (ANC) avalaron la iniciativa, que persigue superar «la desorientación y la frustración» que a su juicio hay en el movimiento secesionista para dar «un nuevo impulso» con el objetivo de «volver a generar esperanza».

La plataforma, que de momento solo opera en las redes sociales desde el anonimato, viene a ser una especie de mínimo común denominador entre las tesis de JxCat y ERC de cara a la sentencia del 1-O, tras los encuentros de los líderes independentistas los días pasados en Ginebra y nace pocos días antes de la primera fecha en rojo del calendario del independentismo tras el fin del verano, la Diada del 11-S, cuya manifestación puede concitar este año a mucha menos gente que en ediciones anteriores. El miedo a pinchazo se ha extendido.

Está por ver el alcance de esta iniciativa, pero puede fijar las bases de un armisticio entre JxCat y ERC, que les permita consensuar una respuesta a la sentencia. Hasta la fecha, no se han puesto de acuerdo en casi nada. Todas las partes coinciden en que tras el fallo habrá una gran movilización, pero en lo que chocan nacionalistas y republicanos es en la respuesta institucional. Torra cree que la respuesta tiene que estar basada en el derecho a la autodeterminación e impulsada desde la Cámara catalana. El presidente de la Generalitat aboga por recuperar la «confrontación» contra el Estado, «volver a hacerlo» (no especifica qué) y apuesta por intentar investir a Carles Puigdemont. Esquerra, en cambio, se decanta por las elecciones anticipadas y por una respuesta que no solo interpele a los secesionistas.

Más información: