Los Reyes de España celebran los 300 años de la fundación de Nueva Orleans

En los compases de espera ya se ve la expectación, murmuran entre ellos, la corte del Rey Felipe suena a lejano, a Europeo. Es día de tocados, de reinas y como cada corte ofrece lo que tiene, en Nueva Orleans ofrecen la magia del jazz, que es como se celebra allí todo. Difícil que los pies no se vayan con tan pegadizo ritmo, aunque sean pies reales, hay contención, pero se van. Porque así suena la mítica ciudad del sur del Mississippi.