Los restos hallados en la soldado que denunció una violación múltiple no corresponden a los militares a los que se les tomó ADN

La ropa interior de la denunciante no presentaba «desgarros compatibles con forcejeo». /SUR
La ropa interior de la denunciante no presentaba «desgarros compatibles con forcejeo». / SUR

El abogado de la denunciante ha pedido cotejar los resultados en un laboratorio externo y que se amplíe la recogida de muestras a todos los integrantes del acuartelamiento de Bobadilla

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Los restos biológicos hallados en la ropa de la soldado que denunció una violación múltiple en el acuartelamiento del Ejército del Aire en Bobadilla no coinciden con el perfil genético de los nueve soldados a los que se tomaron muestras de ADN en el transcurso de la investigación. Así al menos se desprende del informe realizado en el Instituto de Toxicología de Madrid, en el cual se indica que el semen hallado en el pijama y en los pantis de la denunciante corresponden a un varón sin identificar, pero que en ningún caso sería uno de los nueve soldados que esa madrugada, la del 10 de diciembre, durmieron en el cuartel, y que aportaron voluntariamente una muestra de ADN para su cotejo.

Los hechos habrían ocurrido tras la celebración de la patrona del Ejército de Aire, la Virgen Loreto. La militar había estado con sus compañeros durante todo el día y, sobre las cuatro de la tarde, varios de ellos se fueron al pub Gabana, en Bobadilla Estación, para «continuar de fiesta y tapear algo».

Según su versión, consumió dos copas y varios botellines de cerveza, aunque no sabe la cantidad exacta. Lo que sí recordaba es que uno de ellos tenía «un sabor amargo». Al día siguiente, se despertó con un fuerte dolor de cabeza y habló con dos compañeros, que según ella le manifestaron la posibilidad de que hubiese sido drogada. El militar que la ayudó tenía un detector de estupefacientes -caducado desde hacía tiempo- en el que, al parecer, dio positivo en barbitúricos.

El abogado de la supuesta víctima, Javier Rincón, ha calificado de «sorprendente» el resultado del informe. «Hemos presentado dos escritos ante el juzgado togado militar solicitando que se nos permita realizar un examen externo en un laboratorio independiente y, por otra parte, que se recojan muestras de ADN a todos los miembros del cuartel, sin exclusión. Si se ha tomado muestras a todos los que durmieron esa noche en el cuartel, esta claro que alguien que no durmió dejó sus restos en la ropa de nuestra representada», afirmó el letrado.

La jueza de Antequera que instruye el caso -que se está analizando tanto en el ámbito civil como en el militar- ha rechazado interrogar como investigados a los cuatros soldados a los que la denunciante identificó en su declaración judicial. Hay que recordar que, según su abogado, la mujer reconoció «sin dudas» a dos de ellos, y con menos de certeza a los otros dos. «La petición ha sido rechazada por la jueza al considerar que ese testimonio no llega a la categoría de indicio», se quejó el letrado.

 

Fotos

Vídeos