El racismo inmobiliario en España

Carlos, peruano. Laura, domincana. Ousman, senegalés. O Sandy dominicano. Todos ellos han sufrido en sus propias carnes el racismo inmobiliario. Y no son casos aislados. En los portales inmobiliarios encontramos anuncios que piden preferiblemente españoles o que se abstengan los extranjeros. Y un informe de SOS Racismo certifica lo que hemos encontrado en la calle. Sí, existe racismo inmobiliario en España.