Prisión incondicional y sin fianza para tres de los presuntos yihadistas detenidos en Barcelona

Los Mossos efectúan una operación contra terrorismo yihadista en Barcelona. /Quique García (Efe)
Los Mossos efectúan una operación contra terrorismo yihadista en Barcelona. / Quique García (Efe)

Según precisó el consejero catalán de Interior, no tenían aún ni la capacidad ni la infraestructura para perpetrar el ataque

CRISTIAN REINOBarcelona

El juez Garcia Castellón ha acordado la prisión incondicional y sin fianza para tres de los cinco presuntos yihadistas detenidos en Barcelona por delitos de integración en organizacion terrorista, enaltecimiento, autoadoctrinamiento y en el caso de uno de ellos, además, delito de tráfico de drogas, hurto y robo con fuerza. Los otros dos detenidos quedan en libertad aunque con retirada de pasaporte, prohibición de abandonar el país, obligación de designar domicilio y comparecencias semanales.

Los miembros de la presunta célula islamista, de origen argelino, iraquí, marroquí, libio y egipcio, tenían la «convicción» y el «propósito» de cometer un atentado terrorista, pero, según precisó el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, no tenían aún ni la capacidad ni la infraestructura para perpetrar el ataque. La operación, por tanto, ha permitido desarticular el grupo en un estadio embrionario cuando comenzaba a hacer movimientos para atentar.

Según Buch, el núcleo duro de la célula terrorista la integraban cinco miembros que estaban en un avanzado proceso de radicalización. Todos ellos pasarán a disposición de la Audiencia Nacional. Se les acusa de delitos de terrorismo, organización criminal y contra el patrimonio.

La operación, denominada 'Alexandría' y en la que participaron un centenar de agentes de los Mossos, arrancó hace más de año y medio, antes de los atentados de agosto de 2017 en las Ramblas de Barcelona y Cambrils, aunque no guarda ninguna relación con aquellos brutales sucesos que acabaron con la vida de 16 personas inocentes y ocho de los terroristas.

La mayoría de los detenidos se dedicaba a los delitos contra el patrimonio y la venta de droga. Son carteristas y traficantes de hachís que acumulan 369 acusaciones entre todos y que se habían radicalizado, hasta el punto de estar dispuestos a cometer un atentado. Durante uno de los registros -hasta seis practicó la Policía autonómica- el compañero de piso uno de los detenidos señaló que es imposible que sea acusado de yihadista porque se trata de un carterista que bebe, fuma, no reza y no va a la mezquita. Los Mossos intervinieron material informático en sus distintos registros.

Cuatro sobre cinco

Cataluña, como el resto de España, mantiene un nivel muy alto de riesgo de atentado terrorista, de un cuatro sobre cinco. En las pasadas navidades, el Departamento de Estado de EE UU emitió una alerta en su cuenta de Twitter, advirtiendo del riesgo de atentado en la capital catalana. «Los terroristas pueden atacar», decía el Gobierno de EE UU. «Es una amenaza más», dijo Buch, aunque la Policía catalana estaba sobre la pista de un individuo de Casablanca que planeaba un atropello masivo en Barcelona.

 

Fotos

Vídeos