Los presos del 'procés' llegan a la cárcel Lledoners saludando desde la furgoneta de los Mossos

Los presos saluda a los simpatizantes independentistas concentrados ante la prisión para darles apoyo. / EFE/ Susanna Saéz

Quim Torra se reunirá esta tarde con los dirigentes encarcelados en Lledoners

CRISTIAN REINOBarcelona

Cinco meses después y tras ser juzgados durante cuatro meses en el Tribunal Supremo por un delito de rebelión, los presos secesionistas ya están en Cataluña. Su llegada a Cataluña se ha llevado a cabo en dos fases. La primera, sobre las 12 del mediodía, los siete presos varones han entrado en la prisión de Brians 2 (Barcelona), procedentes de Soto del Real. En el penal barcelonés se ha llevado acabo al cambio de custodia policial. Y desde allí, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Jordi Cuixart, Joaquim Forn, Josep Rull y Jordi Turull se han dirigido a la cárcel de Lledoners, donde han ingresado a primera hora de la tarde. Mientras que Dolors Bassa y Carme Forcadell, serán trasladadas a Puig de las Basses y Mas d'Enric a lo largo de la tarde.

La llegada a una y otra cárcel ha sido muy diferente, una puesta en escena con la que la Generalitat ha querido marcar distancias con el trato «humillante» e «indecente» que a su juicio Instituciones Penitenciarias del Estado ha dispensado a los presos. Así, la llegada a Brians 2 se ha producido sobre las 13 horas. Los presos iban en el autobús de la Guardia Civil, que iba custodiado por coches de la propia Policía española. Con cristales oscuros, no ha habido ninguna imagen de ellos. Tras el cambio de custodia policial, los presos, ya bajo vigilancia de los Mossos, se han montado en dos furgonetas y cuando hacían su entrada en Lledoners incluso han podido bajar sus ventanillas y saludar a los cientos de personas que les esperaban desde primera hora de la mañana con lazos amarillos, banderas 'esteledas' y gritos a favor de su libertad, de la independencia. «No estáis solos», han gritado cuando entraban en el centro penitenciario, recibidos como héroes. Las dos furgonetas Volkswagen en las que viajaban los siete presos varones no llevaban ningún distintivo de los Mossos. Al que más se le ha podido ver cuando saludaba ha sido a Jordi Turull, que iba acompañado de Josep Rull y Joaquim Forn. Con el pulgar hacia arriba y sonriendo, Turull ha devuelto el saludo a los manifestantes. En Lledoners, pasarán la revisión médica y serán ingresados en las celdas que ya ocupaban antes de viajar a Madrid para ser juzgados.

Los presos han sido trasladados a prisiones catalanas, después de que el Tribunal Supremo rechazara su puesta en libertad al finalizar el juicio. Los dirigentes secesionistas, por tanto, conocerán en las cárceles que son titularidad de la Generalitat la sentencia del juicio. En consecuencia la respuesta que el independentismo dará al fallo judicial se cocinará entre Lledoners y el Palau de la Generalitat. En la cárcel barcelonesa, se articulará también la posición de los partidos secesionistas en la investidura de Pedro Sánchez, así como otros asuntos clave en la política catalana como el futuro de JxCat o el congreso de Esquerra.

A las 17.30, Quim Torra acudirá a la cárcel barcelonesa para reunirse con los dirigentes encarcelados. El presidente de la Generalitat ha sido esta mañana muy crítico con el Gobierno central por el plan diseñado para el traslado, que se ha prolongado durante tres días y dos noches. Según Torra, Instituciones Penitenciarias del Estado ha infligido una «humillación» a los presos, con un traslado que a su juicio es una «indecencia monumental». «No es propio del siglo XXI», ha asegurado la consejera de Justicia, Ester Capella.