La Policía detiene al periodista español acusado de tratar de chantajear a Assange con vídeos comprometidos

Un juzgado de Madrid decretó libertad con medidas cautelares de José Martín y otras tres personas, denunciadas por Baltasar Garzón

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Policía Nacional detuvo el pasado miércoles en el Alicante a José Martín Santos, el periodista español acusado de haber intentado vender por tres millones de euros vídeos y diversas intimidades Julian Assange conseguidos en los dos últimos años durante su estancia en la embajada de Ecuador en Londres.

Junto a Martín, de acuerdo con fuentes de la investigación, fueron arrestadas otras tres personas. Todos quedaron en libertad con medidas cautelares tras declarar en el Juzgado de Instrucción 8 de Madrid que fue quien ordenó las detenciones.

Los arrestos se han producido a raíz de la denuncia que el juez Baltasar Garzón, abogado en España del fundador de Wikileaks, presentó en la Audiencia Nacional contra Martí y sus socios. Tras la puerta en libertad de los detenidos, deberá ahora ser el tribunal de la calle Génova el que decida si se hace cargo del caso por tratarse de un supuesto delito cometido por españoles en el extranjero.

Tres millones

Según la versión de Garzón, el periodista exigió tres millones de euros por no difundir imágenes sensibles de Assange, detenido el pasado 11 de abril en Londres, después de que Ecuador le retirara el asilo político del que gozaba desde que se refugiara en su embajada en la capital británica en julio de 2012.

El origen del supuesto chantaje se remonta al pasado 2 de abril. Ese día, en el hotel Victoria de Madrid, Martín Santos se reunió con el editor de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson. De acuerdo con la versión de la defensa de Assange, el periodista mostró al editor del portal 103 carpetas con vídeos, audios y correos privados de Assange, todos ellos obtenidos durante la estancia de éste en la embajada de Ecuador. Siempre según los demandantes, el periodista exigió entonces los tres millones a cambio de no airear ese material sensible.

El periodista lo niega

La demanda del ciberactivista también se dirige contra el personal de la embajada de Ecuador y la empresa Promsecurity, encargada de la seguridad en la legación diplomática desde 2017.

Según fuentes de la investigación, la Policía se ha incautado durante las detenciones de una memoria en la que podría estar almacenada toda la información sensible sobre el jefe de WikiLeaks.

El periodista, en todo momento, ha negado los cargos. Según los investigadores, sostiene que se limitó a enseñar a Hrafnsson el material para recabar su versión.