Podemos insta al PSOE a retomar las negociaciones de inmediato

Pablo Iglesias, en una intervención en el Congreso de los Diputados./
Pablo Iglesias, en una intervención en el Congreso de los Diputados.

La formación de Pablo Iglesias insiste en exigir un Gobierno de coalición en el que ostente unas competencias dignas

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Podemos quiere ponerse desde ya manos a la obra para sacar adelante una investidura de Pedro Sánchez al frente de un gobierno de coalición, en el que los morados ocupen la parcela de poder que creen merecer. La formación que lidera Pablo Iglesias lanzó hoy una ofensiva en los medios de comunicación en la que participaron la mayoría de los pesos pesados del partido. Enviaron dos mensajes. El primero es que toda la responsabilidad de lo sucedido corresponde a Pedro Sánchez. El segundo, que es necesario retomar sin dilaciones las negociaciones este agosto para evitar la repetición electoral. Una vuelta a las urnas que todo hace indicar que castigaría a la izquierda por la previsible alta abstención.

Ya lo dijo Iglesias el jueves: «Es muy difícil negociar en 48 horas lo que no se querido en 80 días». Irene Montero insistió ayer en una entrevista en Radiocable, uno de los medios habituales de Podemos, en que «ni hay por qué esperar a septiembre ni hay vacaciones que valgan». La portavoz parlamentaria confió en que se puedan iniciar unas negociaciones «en serio, en las que todas las opciones sean posibles». Pablo Echenique recordó a su vez que, mientras pasan los días, «los problemas de la gente siguen ahí». «Creo que va a haber un gobierno de coalición y espero que no nos lleve a septiembre», vaticinó en Onda Cero.

Las declaraciones de los dirigentes de Podemos dejaron claro que mantienen como condición 'sine qua non' su entrada en un gobierno de coalición a pesar del portazo de la vicepresidenta tras el Consejo de Ministros. La respuesta de la formación morada corrió a cargo de la portavoz adjunta, Ione Belarra, que recomendó a los socialistas «menos prepotencia» y «mayor respeto» para la fuerza política que, como destacó Iglesias desde la tribuna del Congreso, sirvió a Sánchez en bandeja la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Las prisas de Podemos son compartidas por el resto de potenciales socios de investidura. «Me niego a pensar que no podemos crear las condiciones necesarias para ahormar un gobierno en septiembre o incluso en agosto», señaló durante el debate el portavoz del PNV, Aitor Esteban. Sentarse con tiempo en torno a una mesa de negociación, si es que el PSOE está dispuesto a hacerlo, supone aparcar las urgencias con las que los socialistas y la formación morada se movieron durante esta última semana. No obstante, existe otra razón subyacente no menos importante. «Este será el otoño más complicado de los últimos años», avisó el jueves el republicano Gabriel Rufián.

Los votos de Esquerra son claves para el éxito de la investidura. En este primer intento fallido se abstuvo, pese a las presiones del sector más inmovilista del independentismo para que votara 'no', pero nada indica que vaya ser igual en septiembre, con la celebración el 11 de septiembre de la Diada -la gran fiesta del independentismo- y, sobre todo, a las puertas de conocerse la sentencia por el juicio del 'procés'.

«Tomadura de pelo»

Desde Podemos se insistió hoy en que el PSOE les ofrecía «una caja de herramientas vacía», como definen fuentes del partido a los ministerios carentes de competencias que les pusieron sobre la mesa. «Si la propuesta de Sánchez hubiese sido mínimamente digna nosotros la habríamos valorado», dijo Echenique.

Montero consideró que la negociación, que ya Iglesias calificó como «cutre», fue «una tomadura de pelo». Podemos aboga, al menos de puertas afuera, por el borrón y cuenta nueva. No obstante, la investidura frustrada y todo lo que la ha rodeado ha devuelto las relaciones entre las dos formaciones a sus peores momentos.