Los partidos ajustan cuentas con su disidencia en las listas al Congreso

Detrás de las sonrisas de precampaña, los líderes ajustan cuentas con la disidencia de sus partidos en las listas al Congreso. En el PSOE están limpias de leales a Susana Díaz o Javier Lambán. No es criba, es renovación dice el PSOE, que cambia el 57% de los cabeza de lista. Mayor aún en las listas del PP. Casado renueva el 77% de sus números uno. Desaparecen los afines a Sáenz de Santamaría para hacer un grupo a su medida pero niega que sea una purga. Su fichaje estrella, Álvarez de Toledo, muy crítica con Rajoy, no ha caído del todo bien en el PP catalán. Da el paso, dice, tras ver que Casado endurece su postura sobre Cataluña. Rivera recorre hoy las fallas con el ruido de fondo de la sombra de pucherazo en las primarias de Castilla y León. Un ruido que espera amortiguar con el fichaje de independientes de prestigio. El fichaje estrella de Podemos es, de momento, su líder Pablo Iglesias. Reaparece el sábado mientras su partido hace frente a la renuncia de un senador crítico, dice, con la deriva independentista de En Comú Podem.-Redacción-