Mas no descarta volver a presentarse como candidato a la presidencia de la Generalitat

Mas no descarta volver a presentarse como candidato a la presidencia de la Generalitat
EFE

Apuesta por un viraje pragmático de JxCat, con la abstención en la investidura de Sánchez como primer gesto

CRISTIAN REINOBarcelona

Artur Mas nunca se ha ido del todo aunque en los últimos meses se mantenía apartado en un segundo plano (renunció hace un año a la presidencia del PDeCAT). Tras ser inhabilitado por la condena del 9-N, Mas vuelve a abrir la puerta a postularse como candidato a la presidencia de la Generalitat. El exjefe del Ejecutivo catalán, que fue apartado de la presidencia por la negativa de la CUP a investirle, en 2016, no ha descartado esta mañana ser el candidato a la presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones catalanas.

Todavía no hay comicios convocados. Pero todo apunta a que podrían celebrarse después de la sentencia del juicio del 'procés', prevista para el mes de octubre. Mas está inhabilitado hasta el 23 de febrero de 2020. A partir de ahí, ya podrá regresar a la primera línea. Esta mañana ha dejado la puerta abierta. «No me he cerrado nunca a un no rotundo», ha afirmado en una entrevista en Catalunya Rádio. Mas ha señalado que de entrada no tiene ganas de optar a la presidencia, pero que está comprometido a hacerlo si se lo piden. «Si la pregunta es si tengo ganas, la respuesta es no. Si me pide si lo haré, no lo sé», ha rematado.

Mas ha regresado esta semana a la primera línea, al coger las riendas de la negociación con Carles Puigdemont sobre el futuro de JxCat. El miércoles pasado, Mas y Puigdemont se reunieron en Waterloo y acordaron dotar a JxCat de una estructura «operativa y eficaz». A día de hoy, JxCat solo es una marca electoral. Ni tiene infraestructura política, ni dirigentes, ni un líder formal. Y en su seno conviven diferentes sensibilidades, como el PDeCAT, la Crida o la que aportan los diputados que han concurrido bajo las siglas postconvergentes.

Mas ha apostado por que la marca funcione como un «partido eficaz, moderno y puesto al día». Está por ver cómo acaban integrándose las distintas sensibilidades y quién es el líder del partido. También queda pendiente el programa de la formación, que se adapte a la etapa posterior al proceso.

El expresidente aboga por que el máximo dirigente sea Carles Puigdemont y cree que el proyecto debería estar listo para otoño para afrontar la respuesta a la sentencia. Eso sí, y aunque no se ha descartado como candidato, Mas se ha posicionado en contra de que Quim Torra convoque elecciones. «Es el recurso más fácil, pero a veces lo más fácil no es lo más recomendable», ha señalado. A su juicio, existe el «riesgo» de poner en peligro la mayoría secesionista en la Cámara catalana. Este es uno de los elementos que pueden desaconsejar a Torra inclinarse a adelantar los comicios. Además, JxCat corre el riesgo de perder la presidencia en favor de Esquerra.

Sobre cuál debe ser la posición de los diputados de JxCat respecto a la investidura de Pedro Sánchez, Mas se ha inclinado por la abstención, en la línea apuntada por Gabriel Rufián en el caso de Esquerra. Según el dirigente nacionalista, «entre alguno que te quiere arrasar y alguno que no te ayudará y puedes pactar que no te arrase, si quieres sobrevivir y avanzar, prefiero este que no me quiere arrasar, aunque no me ofrezca ninguna solución», ha argumentado. En este punto, las posiciones en el JxCat son muy dispares.