Torra será juzgado por desobediencia el 25 y 26 de septiembre

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. /Efe
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. / Efe

El presidente de la Generalitat podría ser inhabilitado por no descolgar a tiempo la pancarta con el lazo amarillo en periodo electoral

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, será juzgado por un delito de desobediencia los próximos 25 y 26 de septiembre. La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha notificación hoy el auto que fija las fechas de celebración de las sesiones del juicio oral por el caso de los lazos amarillos. Torra se sentará en el banquillo acusado de un delito de desobediencia o, subsidiariamente, un delito de denegación de auxilio a la autoridad competente.

El origen de la causa es la querella que la Fiscalía presentó contra el dirigente nacionalista por el incumplimiento de las resoluciones de la Junta Electoral Central por el uso de símbolos partidistas en instituciones públicas durante la campaña electoral. Torra tenía la obligación de retirar los lazos amarillos y las pancartas a favor de los presos al entender la Junta Electoral que eran símbolos partidistas que violaban la neutralidad institucional en periodo electoral, pero Torra, que ante el juez admitió que desobedeció a la Junta Electoral, argumentó que lo que hacía era defender la libertad de expresión y que siempre lo haría.

De ser condenado, Torra sería el segundo de los tres últimos presidentes de la Generalitat inhabilitado por un tribunal. Mas fue condenado por el 9-N (su inhabilitación expira el 23 de febrero de 2020) y además Carles Puigdemont está procesado por un delito de rebelión por los hechos de octubre de 2017. La inhabilitación de Torra podría precipitar la convocatoria de elecciones en Cataluña para finales de este año o el primer trimestre del año próximo. La Fiscalía pide una condena por inhabilitación de un año y ocho meses. La fecha fijada para el juicio cogerá a Torra en plena preparación de la respuesta a la sentencia del Supremo contra los líderes del 'procés'. Además, esa era la fecha en la que estaba prevista la celebración del debate de política general del Parlamento catalán.

El presidente de la Generalitat está acusado de no haber atendido a tiempo la orden que le hizo la Junta Electoral para que retirara la simbología soberanista (lazos amarillos, 'estelades' y pancartas a favor de los presos) de los edificios de la Generalitat durante el periodo electoral, entre marzo y mayo de este año. Lo primero que hizo Torra nada más llegar al Palau de la Generalitat fue colgar una pancarta a favor de los presos con un lazo amarillo. La Junta Electoral, a partir de una denuncia de Ciudadanos, le obligó a retirar la pancarta, pero se negó. Al final acabó acatando la orden, pero lo hizo dos días después de la orden de la Junta Electoral y cuando este organismo requirió directamente a los Mossos para que procedieran a retirar toda la simbología. Lo hizo además tras haber intentado burlar a la Junta Electoral, ya que sobre la pancarta con el lazo amarillo, colocó un segundo cartel, en este caso con un lazo blanco.