Podemos no admitirá que se vete a Iglesias como ministro si hay coalición

La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero./EFE
La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero. / EFE

Iglesias sí aceptó en las negociaciones fallidas de 2016 dar un paso al lado si su presencia en un gobierno de coalición era «un problema»

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Podemos insiste en que no tiene líneas rojas a la hora de negociar con el PSOE. Pero lo cierto es que la formación morada no ha dado ninguna señal de estar dispuesta a renunciar a sentarse en el Consejo de Ministros como tampoco a aceptar que los socialistas puedan vetar el nombre de Pablo Iglesias como ministro. Este es un temor que existe en Podemos. Y es que aunque la relación entre Pedro Sánchez e Iglesias se recuperase, al menos en parte, tras el éxito de la moción de censura a Rajoy, muchos en el PSOE guardan aún rencor al líder podemista por los enfrentamientos que mantuvieron tras las generales de 2015.

Iglesias ya avisó semanas atrás que lo normal en cualquier coalición es que los líderes de cada fuerza que la compone se sienten juntos en el Gobierno. Incluso avanzó que desde su partido no se vetará a ningún ministro socialista, a pesar de que en la anterior legislatura pidieron la dimisión de Dolores Delgado por sus grabaciones con el comisario José Villarejo o de Pedro Duque por sus problemas con Hacienda.

Irene Montero ahondó este jueves en la idea. Según destacó la portavoz parlamentaria –que en caso de ceder el PSOE entraría también las quinielas para dirigir un ministerio– vetar a su jefe de filas sería tan ridículo como si su formación no aceptase a Sánchez como presidente del Gobierno. Más aún, Montero destacó que el secretario general de Podemos sería el candidato perfecto para asumir una de las carteras que les tocasen en la negociación. «Todo el mundo sabe que si Pablo Iglesias está sentado en el consejo de ministros va a ser más fácil decir a las eléctricas que bajen la luz», dijo la número dos del partido.

Durante las conversaciones de 2016 para formar Gobierno, en el peor momento de la relación entre PSOE y Podemos, Iglesias sí ofreció dar un paso al lado y renunciar a ser vicepresidente si eso facilitaba las conversaciones. «Si el problema del PSOE es mi presencia, renuncio a estar en ese gobierno, lo importante es que haya un gobierno de coalición a la valenciana», justificó entonces.

Más información: