El independentismo radical catalán llama a provocar una «crisis generalizada al Estado español»

Acción de Tusmai Democràtic con la ocupación de una sede de Iberdrola./Tsunami Democràtic
Acción de Tusmai Democràtic con la ocupación de una sede de Iberdrola. / Tsunami Democràtic

Los CDR se reinventan para la sentencia del 'procés' en la plataforma 'Tsunami Democràtic', que en solo unos días ha conseguido 70.000 seguidores

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los Comités de Defensa de la República (CDR) se reinventan con vista a la sentencia del procés. El ala más extremista del independentismo catalán, según fuentes policiales, ha llegado a la conclusión de que la imagen de sus comités (grupos de activistas locales) está demasiado radicalizada como para conseguir una movilización masiva en Cataluña en contra del fallo del Supremo.

La solución para tratar sacar a la calle a los sectores independentistas más moderados ha sido la puesta en marcha de la plataforma 'Tsunami Democràtic', promovida por algunos de los más conocidos líderes de diferentes CDR de la provincia de Barcelona. Aunque aparece desvinculada a los comités, sus redes sociales se replican unas otras. De hecho, en cuestión de días los llamamientos de los diferentes comités a unirse a la nueva plataforma han surtido efecto. En sus canales (como Telegram o Twitter) tienen más de 70.000 seguidores.

Esta estructura, cuyo nacimiento tuvo lugar finales del pasado agosto, aspira, además de atraerse a sectores catalanistas no tan radical, a acabar con los episodios de descordinación de los diferentes comités con vistas a una respuesta «unitaria y masiva» tras el fallo.

Prolongada en el tiempo

Según los servicios de Información de Interior, 'Tsunamic Democràtic', que ya está liderando de facto la llamada a la desobediencia civil que hicieron la víspera del 1-O diferentes colectivos sociales secesionistas catalanes, no oculta que su objetivo es «organizar la respuesta» a la esperada condena a cárcel de los líderes independentistas que «genere una situación de crisis generalizada al Estado español que se prolongará en el tiempo».

Los canales públicos y privados no revelan todavía cuáles serán esas acciones, aunque responsables policiales apuntan a la posibilidad de montar varias acampadas en vías claves de núcleos poblaciones o vías de comunicación. También toma forma la idea de colapsar la comunidad a base de continuas marchas de varios días para bloquear autovías. A diferencia de otras movilizaciones de los CDR, la plataforma está siendo especialmente cauta a la hora de anunciar sus acciones futuras.

«Reaccionar con rapidez»

«Estamos a las puertas de la sentencia. Es importante reaccionar con rapidez. Cuando salga la sentencia tendrás que dejar lo que estés haciendo. La respuesta que se está organizando requiere una reacción inmediata», avisan de forma cansina los mensajes que está distribuyendo de manera masiva en las últimas horas 'Tsunamic' entre los colectivos y activistas independentistas, que insisten en que la respuesta «no va a ser una acción concreta un solo día». De hecho, recomiendan a sus activistas tener siempre ya a mano una batería externa para cargar el móvil, previendo largas estancias en la calle.

Hasta el momento, las únicas acciones de 'Tsunamic Democràtic' han sido las ocupaciones pacíficas entre el 25 y el 27 de septiembre de sedes de La Caixa e Iberdrola, empresas a las que acusan de «financiar la represión». Estas ocupaciones solo involucraron a un puñado de activistas.