Incertidumbre ante la meteorología de cara a la Semana Santa

Aterrizan en las vacaciones mirando el mar con ganas de tiempazo y por eso algunos saltan del aeropuerto a la terracita sin transiciones. Tanto nos influye que brille el sol que todos le achacan algo de mágico o milagroso. Y que no falte una de tópicos encomendándose a lo que sea. Y de quién pisa tímidamente la arena de la playa valenciana;  a quien se tumba, aunque esté blanco como la leche, en las playas de Malaga. La incertidumbre del nubarrón y hasta de la lluvia avanzará como la pasión, con la Semana Santa, así que el jueves y el viernes, la inestabilidad puede empezar a colonizar el mapa.