Iglesias exige al PSOE que no les falte al respeto

Iglesias exige al PSOE que no les falte al respeto

Podemos rechaza conformarse con ocupar solo cargos intermedios en la Administración

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El moderado optimismo con el que Podemos encaró el inicio de las negociaciones con el PSOE es cosa del pasado. La negativa de los socialistas a formar un Gobierno de coalición ha caído como un jarro de agua fría en la formación morada, que aún así se mantiene firme en su exigencia de hacerse con las riendas de ministerios con competencias sociales, muy especialmente el de Trabajo.

Pablo Iglesias ha rechazado de plano esta mañana la oferta de ocupar cargos medios en la administración. «No me creo que vaya a plantear semejante barbaridad y que nos falte el respeto», dijo sobre Pedro Sánchez durante una entrevista en Radiocable. Es más, el secretario general de Podemos ha llamado al jefe del Ejecutivo a sentarse ya en una mesa y al PSOE a que «deje atrás esta dinámica de las presiones y las filtraciones». En opinión de Iglesias, es hora de que su homólogo socialista se arremangue para sacar adelante su investidura y muestre respeto por sus potenciales aliados.

En el partido morado existe malestar por las declaraciones sobre las negociaciones de socialistas como José Luis Ábalos. Precisamente, los dirigentes de Unidas Podemos han evitado estos días valorar el contenido de estas conversaciones entre Iglesias y Sánchez o Adriana Lastra e Irene Montero. Solo hoy la portavoz Noelia Vera fue un poco más allá en las explicaciones tras la reunión de la dirección Nacional. Según ha señalado, su formación se mantiene a la espera aún de que el PSOE de los pasos para negociar un programa de Gobierno. Vera ha añadido que es deber del candidato «trabajarse» su investidura, algo que a tenor de las manifestaciones de este lunes en Podemos creen que no se está haciendo.

Repetición electoral

Lo cierto es que a Podemos se le abrirá un horizonte complicado en caso de que el PSOE no se mueva un ápice de la línea que tiene marcada. Iglesias deberá aceptar quedarse fuera del Consejo de Ministros o desencadenar una repetición electoral al que su coalición llegaría en su momento político más bajo en cinco años. No obstante, este último es un escenario que el líder podemista aún no contempla . «Amenazar con elecciones es tomar por tontos a los españoles», ha zanjado hoy.

En cualquier caso, la última palabra la tendrán las bases de Podemos, que votarán en última instancia si aceptan un acuerdo con el PSOE. Y aunque su liderazgo se ha debilitado estos meses, Iglesias aún no ha perdido aún ninguna de las consultas que ha convocado por lo que la posición que adopte será crucial para la formación o no de un Ejecutivo socialista.

Más información