El guardia civil de La Manada queda en libertad a la espera de la resolución de la Audiencia de Navarra

Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil integrante de La Manada, ha quedado en libertad a la espera de la decisión de la Audiencia de Navarra. El guardia civil ha mantenido ante los jueces que no quería huir y que solo pidió información porque había perdido el pasaporte y debía de entregárselo al juez. Una versión que desmiente las funcionarias que lo atendieron en comisaría. El Ministerio fiscal, la acusación particular y las acusaciones populares han pedido su reingreso en prisión.  Antonio Manuel Guerrero alega que cometió el mismo error que el exconseller catalán, Jordi Turull, el pasado diciembre y que a él no le metieron en la cárcel.