Grande-Marlaska: «ETA está absolutamente derrotada y disuelta»

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska./efe
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska. / efe

El ministro del Interior en funciones ha puntualizado que quien la disolvió el grupo terrorista fue «el Estado de derecho, la sociedad española en general»

EFEBilbao

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este jueves, en un homenaje en Bilbao a víctimas de la Policía Nacional asesinadas por ETA, que la organización terrorista está «absolutamente derrotada y disuelta».

«ETA está derrotada», ha insistido el ministro al ser cuestionado por los periodistas sobre la vigilancia que mantiene la Guardia Civil sobre la disidencia de ETA, conocida como ATA, según lo dicho esta semana en Pamplona el coronel Valentín Díaz Blanco, de los servicios de información del instituto armado.

Según este mando, esa disidencia es un grupo «minoritario» pero «descontento» con la disolución de la banda y del que se cree que podría tener bajo su control parte del armamento de la organización terrorista.

Grande-Marlaska ha indicado sobre esa vigilancia que «para eso está la Guardia Civil y la Policía Nacional, para garantizar la libertad y seguridad de todos nosotros y para hacer un trabajo incansable y de día a día, pero lo que tenemos que tener todos claro es que ETA ha sido derrotada», ha reiterado.

El ministro ha recordado que hace un año se disolvió la organización terrorista, pero ha puntualizado que quien la disolvió fue «el Estado de derecho, la sociedad española en general».

Acompañado de autoridades civiles y militares, Grande-Marlaska ha homenajeado en Bilbao a la única agente mujer de la Policía Nacional asesinada por ETA María José García Sánchez en Gipuzkoa -en 1981-, y a Eduardo Puelles, el último miembro del cuerpo Nacional de Policía asesinado en el País Vasco en 2009.

Durante el acto, al que ha seguido la visita a una exposición que conmemora el 40 aniversario de la incorporación de la mujer a la Policía Nacional, el ministro ha apostado por rendir homenaje a las víctimas del terrorismo, de las que ha dicho que «dieron su vida para que podamos seguir ejerciendo nuestros derechos y nuestras libertades. Tenemos una deuda de por vida con ellos».

Ha indicado que fueron cincuenta años «de terror» de ETA, con 854 personas asesinadas, miles heridas y «otros muchos» extorsionados y amenazados, y ha lamentado que «la sociedad española y la vasca más aún» padecieron ese tiempo «una patología cuyo síntoma más evidente fue el silencio y el olvido de las víctimas».

«Todos somos responsables y debemos pedir perdón y reparar el daño causado» por un «silencio», que algunos «nos hemos echado en cara», ha afirmado.

Grande-Marlaska ha señalado que ahora toca que «triunfe la verdad» y «se imponga el relato nítido de lo que sucedió, el relato de las víctimas, el de los años de terror y persecución de los defensores de la libertad y la democracia, no el relato tramposo y falaz del totalitarismo y el reparto supuesto de responsabilidades».