Dos muertos y un hospitalizado grave desde que empezó la ola de calor

Un turista se refresca en una de las fuentes del patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral de Córdoba. / EFE

Los fallecidos son un joven cordobés de 17 años y un vallisoletano de 93 años, mientras permanece ingresado un murciano de 50 años

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Dos personas, un joven de 17 años y un anciano de 93 años, han fallecido y una tercera persona está ingresada de gravedad en Murcia por culpa de la ola de calor que azota a gran parte de la península desde el pasado miércoles. Los dos golpes de calor que provocaron sendos fallecimientos se produjeron el jueves por la tarde.

En Castro del Río (Córdoba), Pedro, un joven de 17 años estaba segando una finca familiar junto a su padre por la tarde cuando comenzó a sentirse indispuesto, sufriendo mareos por el calor. Se metió en una piscina para mitigar los efectos de la canícula. Empezó a convulsionar nada más salir de la piscina. Su temperatura corporal era demasiado alta (hipertermia). Fue trasladado en coma al hospital Reina Sofía de la ciudad andaluza, donde falleció a las 1:25 horas de ayer después de ser sometido a una operación de recuperación cardiaca, según indicó la Junta de Andalucía. El Ayuntamiento de Castro del Río decretó luto oficial este viernes, además de guardar un minuto de silencio a la una de la tarde.

La segunda muerte se produjo en la calle Santiago, una de las vías céntricas de la capital vallisoletana. El hombre se desplomó en la vía pública cuando se dirigía al dentista sobre las seis de la tarde y falleció «de muerte natural por culpa de un golpe de calor», según apuntó la Policía Local de Valladolid, aunque tendrá que ser la autopsia la que confirme el motivo de la muerte.

Además de estas pérdidas, un trabajador del campo de 50 años de Calasparra (Murcia) permanecía ayer ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital Morales Meseguer en estado grave afectado por una hipertermia, que también afectó a dos bomberos que combate el incendio de Tarragona. En este caso fue atendido en el centro sanitario desplegado en la zona.

La ola de calor, que seguirá con intensidad hasta este sábado, ha provocado que los ayuntamientos tomen diferentes medidas para que los ciudadanos soporten las altas temperaturas. En Barcelona se han repartido botellas de agua y en Bilbao se han instalado fuentes provisionales; en Granada se ha optado por mantener el chorro de las fuentes hasta las 23:00 horas. No obstante, una de las medidas más socorrida ha sido la gratuidad de las piscinas municipales. En Huesca los son para mayores de 65 y menores de 14 -grupos de riesgo- mientas que Gandía (Valencia) o las localidades barcelonesas de Sabadell y Terrasa abrieron para todos los públicos. En esta última ciudad, la alta afluencia de público provocaron lipotimias en las colas de espera.

Francia también está sumida en una ola de calor excepcional y se registraron por primera vez los 45 grados. Fue en la localidad de Villevieille, situada al sur del país cerca de Montpellier. «La primera vez que se supera el umbral de los 45 grados en Francia», informó el meteorólogo Etienne Kapikian en Twitter. Solo unas horas antes, Carpentras -también en el sur del país- se situó como la localidad más calurosa con 44,3 grados, superando la anterior marca de 44,1 grados. Desde la mañana, las calles de Carpentras estaban casi desiertas. «¡Nunca antes había visto algo así!», dijo la gerente de un restaurante, contemplando las sillas vacías. a AFP. Las autoridades locales aconsejaron a los padres dejar a los niños en casa y anularon todas las actividades deportivas en los departamentos de Bouches-du-Rhône y el Vaucluse, ambos en el sureste.

En Italia, donde el termómetro también se ha disparado esta semana, un hombre sin hogar de 72 años fue hallado sin vida el jueves cerca de una estación de trenes de Milán, después de haber sido víctima de un golpe de calor. El calor se sentirá sobre todo en el noroeste, donde la temperatura rozó ayer los 40 grados en Piamonte y 39 grados en Génova.