Expulsan a un pasajero negro del cercanías de Madrid por no querer enseñar el billete a los vigilantes de seguridad

Saltan las alarmas racistas en la estación de Atocha. Un pasajero negro se niega a enseñar el billete a los vigilantes de seguridad que han acudido al vagón expresamente a pedírselo a él. El individuo se niega alegando que ellos no tienen esas competencias que son del revisor (que es el que dispone de la máquina para confirmar si el billete es válido). Tras unas acaloradas palabras y un forcejeo saca el abono, pero termina reducido en el andén por varios miembros de la seguridad de la estación.Las plataformas antirracismo denuncian los hechos como un episodio racista. Pero Renfe por su parte cuenta su versión explicando que el vídeo está sacado de contexto. El maquinista paró y dio el aviso a seguridad porque este pasajero obstaculizaba la entrada con su patinete (que no se ve en el vídeo en el que el pasajero se encuentra, además, contra la ventana)Uno de los vigilantes ha denunciado al viajero por varias contusiones que sufrió en el forcejeo. Y la asociación Red Española de Inmigración también ha presentado otra denuncia ante el Defensor del Pueblo exigiendo una investigación.