Detenidas nueve personas en Tenerife por el asesinato de un empresario

Los asesinos quemaron el coche con el que se dieron a la fuga. /Policía Nacional
Los asesinos quemaron el coche con el que se dieron a la fuga. / Policía Nacional

La víctima, que pudo morir por encargo, recibió nueve impactos de bala en un aparcamiento

ALMUDENA SANTOSMadrid

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a nueve personas, tras más de un año de investigación, por su presunta participación, directa o indirecta, en el asesinato de un empresario la noche del 17 de abril de 2018. El crimen tuvo lugar en el aparcamiento de la Escuela Oficial de Idiomas de La Laguna, Tenerife, después de que la víctima saliera de clase. Entre las personas arrestadas se encuentra el presunto inductor del crimen.

El hombre fue tiroteado cuando se encontraba en el interior de su coche. El autor material del asesinato realizó once disparos, de los que nueve impactaron en el empresario causando así su muerte inmediata. Había varios testigos que afirmaron haber visto a dos varones en las inmediaciones del estacionamiento con la cabeza parcialmente tapada y en actitud de espera.

La clave de la investigación fue un soporte plástico troquelado al que le faltaba una tarjeta telefónica, que no coincidía con ninguno de los dos teléfonos que portaba la víctima en su cartera. Gracias al análisis de más de un millón de datos, los policías consiguieron reducir el cerco a nueve personas.

Larga planificación

El autor material del crimen estuvo en contacto con el resto de los detenidos desde finales del año 2017, momento en el que comenzaron a proteger sus comunicaciones. Se demostró que habían utilizado al menos 15 teléfonos móviles exclusivamente para hablar entre ellos. Los presuntos culpables dieron nombres falsos, normalmente de extranjeros a los que habían usurpado sus identidades, para la titularidad de las líneas telefónicas.

Tras el crimen, huyeron por una avenida en dirección prohibida. Después quemaron el coche que habían robado el domingo previo y que permaneció oculto en Candelaria hasta el día del crimen. Cambiaron la matrícula por las placas de uno abandonado en un polígono industrial.

Los presuntos criminales se escondieron primero en una casa en La Laguna para luego permanecer ocultos tres semanas en el sur de la localidad. Poseían diversas armas de fuego, por lo que la Policía primero tuvo que intervenirlas con el fin de evitar un tiroteo durante la intervención policial. Esperaron a que quien las ocultaba se desplazara a Gran Canaria de vacaciones para proceder a su detención.

Fue ese mismo día cuando, de manera coordinada, se desarrolló la fase de explotación de la operación, la fase final de la investigación, con la detención de otras ocho personas. Los nueve arrestados se pusieron a disposición de la Autoridad Judicial, ingresando cinco de ellos en prisión.