La cumbre de Torra para el diálogo entre partidos constata la división en Cataluña

Miquel Iceta (dcha.), acompañado por el diputado de Units per Avançar, Ramon Espadaler./Efe
Miquel Iceta (dcha.), acompañado por el diputado de Units per Avançar, Ramon Espadaler. / Efe

Las ausencias de Ciudadanos, PP y la CUP descafeínan un cita de la que no se esperan acuerdos de calado entre los soberanistas y el PSC

CRISTIAN REINOBarcelona

Las fuerzas políticas de Cataluña reflejarán este viernes cómo ha quedado de dividida la sociedad catalana un año después del referéndum, de la declaración de independencia y del encarcelamiento de los líderes del 'procés'. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha convocado una reunión con los partidos que tienen representación en la Cámara catalana bajo el título de «espacio de diálogo para el logro de acuerdos sobre los grandes temas de país». Una cumbre para empezar a buscar consensos internos entre los catalanes, pero que nace coja. De los siete grupos parlamentarios, tres, Ciudadanos, PP y la CUP, no asistirán.

Todo parte de una iniciativa del PSC que el Parlamento catalán aprobó en julio. Miquel Iceta defiende desde hace tiempo que antes que un acuerdo entre Cataluña y el resto de España para reconducir la crisis, lo que hace falta es poner en marcha un proceso de diálogo entre catalanes para reparar la convivencia y llegar a una solución de consenso que el Gobierno catalán pueda proponer al Estado. Torra aceptó a regañadientes celebrar esta mesa de diálogo y si ha acabado convocándola es porque fue una resolución aprobada en el Parlament y no quiere que le digan que no obedece a sus mandatos.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, rebajó este jueves al máximo la esperanza de éxito en el encuentro, al que está obligado a acudir porque la idea es suya aunque sus expectativas son mínimas. Saldría satisfecho, dijo, si solo se alcanzara el compromiso de mantener una «dinámica de reuniones y de intercambio de información». No obstante, cree que la cita empieza con un gran hándicap, ya que no participa Ciudadanos, que es el primer partido de Cataluña en número de votos y escaños. Su líder, Inés Arrimadas, que ha evitado la foto con Quim Torra en plena campaña para las elecciones andaluzas, envió este miércoles una carta al presidente de la Generalitat en la que le solicita que se celebre un pleno en el Parlamento autonómico para promover el diálogo en Cataluña, porque es el lugar en que debe realizarse el debate entre fuerzas políticas. Ciudadanos expresó que «siempre ha entendido que el principal diálogo, que se ha roto y que se tiene que recuperar, es entre catalanes».

En principio, según fuentes parlamentarias, no hay un orden del día fijado. Torra dijo días atrás que ningún tema estaría vetado y que escucharía todas las ideas. Eso sí, dejando claro cuáles son sus propuestas para salir de la crisis catalana: derecho de autodeterminación y libertad de los presos soberanistas. Sobre estos dos temas, estarán más o menos de acuerdo todos los grupos menos el PSC, que rechaza la celebración de un referéndum.

Recelo de Esquerra

Los socialistas presentaron este jueves el documento que llevarán a la cumbre. Piden a Torra que renuncie a la unilateralidad, lo que a su entender ayudaría a los presos. Le instan a que siga la vía del lehendakari Iñigo Urkullu, y no la del dirigente de EH Bildu Arnaldo Otegi, y haga una apuesta por el pragmatismo, el respeto a las instituciones y aprovechar la ventana abierta que ha supuesto el cambio político en España, según Iceta. Emplazan además al presidente catalán a buscar un nuevo acuerdo para fortalecer el autogobierno y mejorar la financiación, con una reforma constitucional y estatutaria.

Los comunes, por su parte, proponen una «Cataluña republicana» que «comparta soberanías con un Estado español plurinacional», que reconozca el derecho a decidir y que apruebe una ley de claridad como en la provincia canadiense de Quebec.

Fuentes de Esquerra recelaban del hecho de que Torra decidiera convocar la cumbre en el Palau de la Generalitat y no en el Parlamento catalán. Lo interpretaban como un intento del jefe del Ejecutivo de cobrar protagonismo y de tomar la iniciativa. La asistencia de los miembros del Gobierno catalán será paritaria: dos de JxCat (Torra y Elsa Artadi) y dos de ERC (Pere Aragonès y Ester Capella). La pugna entre estas dos fuerzas soberanistas marca la política catalana, fracturada entre independentistas y constitucionalistas, pero también con una profunda división entre los secesionistas. Un buen ejemplo de ello es la negativa de Esquerra a compartir cartel con los neoconvergentes en las europeas. Carles Puigdemont propuso ir de número de dos de Oriol Junqueras, y Torra propuso el miércoles una lista única de nacionalistas vascos, gallegos y catalanes. ERC ha cerrado la puerta a las dos ofertas.

Más información

 

Fotos

Vídeos