Colau busca el aval de las bases a su apuesta de ser investida por el PSC y Valls

Colau, durante su comparecencia de este jueves para anunciar la convocatoria de la consulta a las bases. / EFE

La alcaldesa en funciones de Barcelona reconoce que no hay que renunciar a gobernar por los votos del ex primer ministro francés

CRISTIAN REINOBarcelona

Barcelona en Comú, la formación en la que está integrado Podemos, decide entre este jueves y viernes, quién será el próximo alcalde de Barcelona. Tras días de fuertes presiones y con el independentismo cargando con todo, Ada Colau busca el aval de sus bases para optar a la reelección con los votos del PSC y Manuel Valls. Para ello, ha dejado en manos de la militancia de los comunes la determinación de elegir cuál será la posición del partido en la votación del sábado para la investidura del alcalde de Barcelona. Las bases de los comunes tienen que decantarse por dos opciones: un acuerdo de gobierno entre los comunes y el PSC, con Colau como alcaldesa, o por un acuerdo entre los comunes y Esquerra, que cedería la alcaldía a Ernest Maragall, candidato de ERC. La pregunta tenía que haber sido Valls sí, Valls no», aseguraron en Esquerra.

La exportavoz de la PAH expresó este jueves que, a su juicio, la «mejor» opción de las dos es la del acuerdo con los socialistas y que el pacto con los republicanos para entregarles el poder no es «deseable». «Tener la alcaldía es clave, es muy relevante», para poder decidir sobre las políticas a seguir, según la edil barcelonesa.

El problema de ir de la mano de los socialistas, lo que desde el PSC consideraron que es el «compromiso explícito» que pedían de la alcaldesa para acabar formando un gobierno «bipartito», es que Colau necesita tres votos de Manuel Valls para alcanzar la mayoría absoluta en la votación del sábado. Hasta la fecha, la actual alcaldesa en funciones había rehuido la cuestión. Pero este jueves cogió el toro por los cuernos. «No es fácil. No nos gusta. Hemos dudado. Es una situación inesperada y no querida», dijo sobre los votos del exprimer ministro francés. Eso sí, la exactivista de la PAH cree que no hay que rechazar el apoyo del dirigente galo, que conquistó seis concejales, dos de los cuales son de su máxima confianza y los otros tres son de Ciudadanos, que se niega a apoyar a Colau. Según la dirigente de los comunes, «no hay que renunciar a gobernar por tres votos que son regalados, sin condiciones y que nosotros no hemos ido a buscar».

Desde Esquerra y JxCat atacaron este jueves por tierra, mar y aire a la alcaldesa, a la que advirtieron de que los tres votos de Valls supondrán una «hipoteca» para toda la legislatura. «Este pacto os perseguirá siempre», avisó ERC.