El juez del 'caso Villarejo' reactiva 'Kitchen' y el chófer de Bárcenas calla

Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas. / Archivo

El policía Sergio Ríos se acoge a su derecho a no declarar en la Audiencia Nacional al estar la pieza bajo secreto

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El nuevo juez de la Audiencia Nacional que instruye la llamada 'operación Kitchen', Manuel García Castellón, ha ordenado una batería de citaciones a investigados y testigos para conocer los pormenores del plan de la cúpula policial ejecutado en 2013 para recuperar documentos en poder del extesorero del PP, Luis Bárcenas, relativos a la 'caja B' del Partido Popular.

García Castellón, que sustituye al frente de la instrucción al juez Diego de Egea, que alegó motivos personales para concluir sus servicios especiales en el juzgado el pasado 31 diciembre, ha comenzado su ronda de interrogatorios con el que fuera chófer de Bárcenas, el policía nacional Sergio Ríos, el hombre clave de la 'operación Kitchen'.

Al igual que ocurrió el pasado 12 de diciembre, Ríos ha vuelto a acogerse a su derecho a no declarar y no ha podido aclarar si el comisario jubilado José Manuel Villarejo le habría pagado con fondos reservados para sustraer a su jefe documentación sensible del PP.

La razón de su silencio se debe a que la pieza separada, la número siete, de la 'operación Tándem' o 'caso Villarejo' está bajo secreto, con lo cual los abogados no son partidarios de declarar por regla general al no tener acceso a la documentación que implica a sus clientes. Algo que ha ocurrido esta mañana con Ríos, que ha entrado en la Audiencia Nacional a las 9:10 horas de este lunes protegiendo su identidad con un casco de moto, y ha abandonado el edificio pasadas las 10 de la mañana de la misma guisa: oculto con un casco y sin hacer declaraciones a los medios.

La del chófer es la primera de las declaraciones de investigados previstas para esta semana, cuando tendrán que comparecer el comisario Eugenio Pino, quien fuera Director Adjunto de la Policía (DAO) en la etapa de Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior, o el mismo Villarejo, entre otros.

48.000 euros

En la época en que ocurrieron los hechos, el chófer, que no era aún policía y por tanto no está sujeto a la ley de secretos oficiales, actuó supuestamente en esta operación como confidente policial para robar a Bárcenas documentos comprometedores para el PP.

La operación la puso en marcha en 2013 Interior con la ayuda del excomisario Villarejo y supuestamente se financió con fondos reservados, de donde habrían salido los 48.000 euros que pudo cobrar el chófer. De hecho, Interior ha informado a la Audiencia Nacional de que se han hallado evidencias de que en 'Kitchen' participaron policías y confidentes, algunos pagados con fondos reservados.

Esta operación ha dado lugar a otra línea de investigación con respecto a la 'caja B' del PP y por ese motivo el juez del caso Bárcenas, José de la Mata, interrogó el pasado 21 de diciembre al extesorero y a su mujer, Rosalía Iglesias.

Bárcenas explicó a De la Mata que su chófer llevó, por encargo suyo, documentos sobre la contabilidad paralela del partido desde la sede del PP a un estudio de restauración de su mujer, a la que también trasladó a la cárcel de Soto del Real cuando estuvo en prisión preventiva, así como una carpeta con documentos al despacho de su entonces abogado, información que, aseguró, después fue aportada en la causa.

Más información

 

Fotos

Vídeos