Calvo defiende la figura del relator en Cataluña ante las críticas de hasta su partido

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, atiende a los medios. / EP

«Nos parecería oportuna una persona de Cataluña por la situación compleja», aconseja la vicepresidenta para la figura del relator

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado en una comparecencia pública que la actual negociación con la Generalitat de Cataluña debe resolverse con una negociación. «Este Gobierno desde el primer momento asume sus responsabilidades. Es necesario recomponer espacios de diálogo, de coordinación y de encuentro», ha afirmado en una rueda de prensa en la que la figura del relator que estaría en el encuentro se ha convertido en protagonista.

«Planteamos que será necesaria una persona que ayudará porque los partidos se sentarán en plano de igualdad. La figura de un relator es bastante útil porque ayuda al trabajo y ayudará a un trabajo que no se presenta fácil. Habrá partidos que están en las antípodas de un independentismo de Cataluña y habrá partidos que lo plantean. Y no hay más», ha justificado en su aparición pública. «Nos parecería oportuna una persona de Cataluña por la situación compleja», ha avanzado. «Se trata de una persona que esté dispuesta por amor al arte a los partidos a organizar su trabajo», añadió sobre una figura que no recibiría ninguna remuneración por su papel.

«No es un observador internacional, no es alguien que venga a mediar en una situación de la que no sean capaces los partidos políticos de asumir sus responsabilidades», ha aclarado Calvo sobre el papel del relator. Y ha afirmado que se trata de una «cuestión práctica».

Críticas

Calvo se había lavado ya las manos durante la mañana en una entrevista en la Cadena SER sobre quién debe ser el «relator» o, según el término empleado ayer noche por la Moncloa en un comunicado, el «facilitador» en la mesa de partidos sobre Cataluña. Un día después de haber admitido que trataba el asunto con la Generalitat, la número dos del Ejecutivo ha argumentado que ya no tiene nada que decidir al respecto. «Esto ya no le toca al Gobierno -ha insistido-, les tocará a los partidos que se sienten». «El Gobierno no va a tener veto. Con nuestros compañeros decidiremos si nos gusta esta persona», ha aclarado horas después.

La consejera de Presidencia y portavoz del Ejecutivo catalán, Elsa Artadi, ha defendido que lo ideal sería encontrar a alguien con «perfil internacional» y adelantó que ya había enviado a Calvo varias propuestas. Ahora parece que la vicepresidenta no las estudiará.

Ante el revuelo que el asunto ha generado en su propio partido, donde ya se han oído algunas voces críticas con una figura que se asemeja a la del mediador que, desde hace meses, reclamaba el secesionismo, la mano derecha de Pedro Sánchez en el Gobierno se ha mostrado indignada. «No ha entendido nada de esto», ha dicho en concreto sobre la exportavoz del grupo socialista y actual diputada rasa Soraya Rodríguez. «¡Qué relator de la ONU ni zona en conflicto! -ha llegado a exclamar- Se trata de poner orden en el debate y recordar de qué se está hablando».

El encuentro

Carmen Calvo ha señalado que será difícil desbloquear el conflicto político por culpa del pasado y del presente. «Asumimos una situación enquistada y absolutamente radicalizada. El anterior gobierno abandonó sus responsabilidades». «Las consecuencias de escurrir el bulto son las que son, llegaron las que llegaron y han producido los problemas de Cataluña y el resto de España. No estaríamos donde estamos sin la actuación irresponsable y escapista del gobierno anterior», ha esgrimido.

Según Calvo, la reunión será de forma «institucional bilateral» entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña. El encuentro, que no ha fechado la vicepresidenta, se desarrollará «con la ley, el cumplimiento de la ley el diálogo constante». «Es con el diferente con el que te tienes que andar encontrando. Este Gobierno está en las antípodas de un Gobierno independentista, pero estamos en relaciones para escuchar y que se nos escuche», ha avanzado la política. «Si sólo se sentaran los dos gobiernos faltarían algunos activos importantes en Cataluña», ha afirmado al respecto de la presencia en los futuros encuentros.

Además, la vicepresidenta del Gobierno ha emplazado a otras formacines a unirse a la reunión: «Están convocados los partidos políticos que como Ciudadanos, que gana de manera brillante las elecciones en Cataluña y poco más hemos sabido. Y el Partido Popular, que es verdad que tiene poca representación en Cataluña, pero que siendo un partido claramente importante ha decidido estar en un espacio de radicalidad incomprensible». La política socialista también ha recordado la ausencia de la CUP en los últimos encuentros. «No me extraña que algunos abandonen el espacio o no quieran estar, pero ¿qué van a hacer ellos?», se ha preguntado Calvo.

La vicepresidenta también ha hecho referencia la lista de posibles puntos de negociación que había salido a la luz: «Para nosotros los 21 puntos no han existido nunca. En la reunión de Pedrables lo que existió fue la declaración, escueta pero importante, que habíamos trabajado previamente». «El Gobierno no ha tenido nunca en consideración cualquier documento», ha sentenciado.

Más información

 

Fotos

Vídeos