Dos testigos relacionan al detenido Driss Oukabir con los atentados de Cataluña

Flores y velas en recuerdo a los fallecidos en los atentados. /Andreu Dalmau (Efe)
Flores y velas en recuerdo a los fallecidos en los atentados. / Andreu Dalmau (Efe)

Aseguran haberlo visto en Alcanar, donde la célula terrorista fabricaba explosivos, y junto a Abouyaaqoub, autor de los atropellos en Barcelona

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La declaración de dos testigos protegidos en la Audiencia Nacional estrechó ayer el cerco judicial sobre Driss Oukabir. Este joven de 28 años fue la persona que alquiló la furgoneta usada en Las Ramblas para atropellar mortalmente a 14 personas. El sospechoso aseguró que su hermano, Moussa, le había robado el pasaporte para rentar el vehículo. Luego confesó que lo alquiló él mismo, pero pensando que era para una mudanza. Estuvo en Marruecos días antes de los atentados. El motivo de su viaje todavía se desconoce, aunque el mantiene que nada tuvo que ver con la preparación de los explosivos y los ataques en Barcelona y Cambrills. Es, además, hermano mayor de uno de los menores abatidos por los Mossos en Cambrils.

Pese a no haber cejado en sus declaraciones de defender su inocencia, los testigos arrojaron multitud de interrogantes sobre la versión de Driss Oukabir. Uno de ellos vio al detenido en las cercanías del chalet de Alcanar (Tarragona) que la célula alquiló como escondite para fabricar 'la madre de Satán', una sustancia explosiva habitualmente utilizada por el Estado Islámico y con la que los terroristas pretendían atentar en objetivos que, se presupone a raíz de los indicios recabados por los investigadores, podían incluir la Sagrada Familia o la Torre Eiffel. Según afirmaron los abogados de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y de varias víctimas extranjeras de los ataques, el vecino de la localidad tarraconense afirmó ante el juez Fernando Andreu que llegó a saludar a Driss Oukabir en las inmediaciones de la casa que Abdelbaki Es Satty, conocido como el 'imán de Ripoll' y líder de la célula, eligió para elaborar los mismos explosivos que explotaron en las manos a tres de los terroristas mientras los manipulaban. El arrestado negó ante los Mossos haber estado en Alcanar.

Driss Oukabir también fue identificado este lunes, según la versión ofrecida por los letrados de la acusación, por el camarero de un bar en el municipio barcelonés de Tona, quien asegura que el detenido tuvo una reunión el día anterior de los atentados con Younes Abouyaaqou, el autor de los atropellos en Las Ramblas. Según este empleado, la conversación entre ambos se desarrolló en árabe y no comprendió lo que decían, pero pudo percibir el nerviosismo de los dos jóvenes. El camarero también sostiene que el liderazgo en el diálogo lo llevaba Driss Oukabir. Cuando alguna persona se aproximaba a la mesa alejada del centro del local en la que situaron, ambos guardaban silencio. Su comportamiento llevó a pensar al empleados que pudieran estar preparando un atraco.

Nuevas imágenes

Antena 3 difundió ayer imágenes de los terroristas en la casa de Alcanar que volaron por accidente. En ellas, varios de los jóvenes de origen marroquí a los que supuestamente radicalizó el 'imán de Ripoll' se dejan retratar con supuestos cinturones de explosivos y junto a una sustancia que parece ser 'la madre de Satán'. Uno de ellos es Younes Abouyaaqou, abatido cuatro días después del ataque en Barcelona ataque por una patrulla de los Mossos. Este joven aparece en una de las fotografías junto a cilindros donde presuntamente se habría introducido la sustancia para hacerlos detonar. Tanto los cinco terroristas muertos en Cambrils como Younes Abouyaaqou llevaban en el momento de su muerte cinturones que después se comprobaron simulados, pero que incitaron a los agentes a abrir fuego contra ellos.

En un vídeo hecho público también por Antena 3, los jóvenes aseguran que harán «llorar sangre» a los enemigos de Alá. «Estamos trabajando en ello. Todo lo que os tenemos preparado, os vais a arrepentir de haber nacido, sobre todo vosotros, Mossos d'Esquadra», afirma uno de ellos, identificado como Mohamed Hichami, uno de los cinco fallecidos en Cambrils a manos de la policía autonómica.

Más información:

 

Fotos

Vídeos