Esquerra abre la puerta a negociar los Presupuestos tras su 'sí' al objetivo de déficit del Gobierno

Joan Tardá./EFE
Joan Tardá. / EFE

Asegura que la formación republicana «quiere contribuir a escenarios de diálogo»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

La tensión vivida la semana pasada tras la apelación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a la vía eslovena, los incidentes progatonizados por los Comités de Defensa de la República en las autopistas y las cartas del Ejecutivo instando al Gobierno catalán a actuar so advertencia de que si no enviaría a la Policía Nacional, ha dado paso a un escenario difícil de entrever en el pleno monográfico sobre Cataluña que se celebró en el Congreso el 13 de diciembre. Esquerra, que entonces llegó a decir a Pedro Sánchez que con su «cerrazón» le empujaba de nuevo a la desobediencia, no solo votará hoy a favor de la senada de déficit del Gobierno, sino que abrió la puerta a la negociación de los Presupuestos.

Joan Tardà ha definido esta mañana la decisión de dar su 'sí' a los objetivos de estabilidad presupuestaria planteados por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, como un modo de «poner lubricante en los rodamientos» y «construir escenarios de diálogo» y ha asegurado que aún hay tiempo para hablar sobre las cuentas públicas. Eso no quiere decir que vaya a ser fácil. Sometidos a las presiones de los sectores más radicales del independentismo, los republicanos tienen escaso margen para apearse del discurso que condiciona el apoyo al proyecto del Ejecutivo con movimientos respecto a los presos del 'procés' y a lo que ellos entienden como el derecho a la autodeterminación de Cataluña. «Previamente -ha dicho así Tardà- deberían producirse algunos gestos».

El mismo Tardà que ayer por la tarde se veía incapaz de anticipar cuál sería su posición en la votación de la senda déficit de esta mañana («tengo que hablar con la Generalitat») y que no pudo confirmar el sentido de su voto hasta la noche, admitió hoy, no obstante, que le resulta «imposible» anticipar qué hará su partido en enero, cuando lleguen los Presupuestos al Congreso. El Gobierno confía en que, tanto Esquerra como el PDeCAT, que también ha virado de posición y apoyará hoy los límites de deuda y déficit, permitan al menos tramitar las cuentas y no apoyen las enmiendas a la totalidad del PP y Ciudadanos, algo que, por lo pronto, permitiría a Sánchez ganar en torno a un mes.

La senda de déficit que hoy aprobará la Cámara baja, del 1,8% del PIB, implica 6.000 millones más de gasto respecto a la vigente para 2019, del 1,3%. De ese pico, 2.500 millones serían para las comunidades autónomas y 470 millones de ellos, en concreto, para Cataluña. Pero estos objetivos serán tumbados por la mayoría absoluta del PP en el Senado el próximo día 27. Es eso lo que convierte el apoyo del independentismo en una decisión política más simbólica que práctica.

Más información