Los Alcázares sufre unas inundaciones peores aún que las de 2016

Buena parte de Los Alcázares ha quedado convertida en un lodazal. Barro y escombros constituyen el paisaje de la localidad. Sus vecinos empiezan a estar hartos de una situación cada vez más frecuente. Vuelta a empezar de nuevo, a pesar de que la amenaza no ha acabado. Este mediodía se ha producido un nuevo desbordamiento de ramblas y, aunque las aguas no bajan con tanta furia como ayer, el ayuntamiento ha emitido un aviso urgente. Y todo cuando aún hoy se seguían con el rescate de vecinos, unos trescientos. Con unos efectos tres veces peor que los de la gota fría de hace tres años, en las últimas horas Los Alcázares ha sufrido lo más parecido a un tsunami, en un sitio de costa donde apenas hay olas.