Abascal abarrota el palacio de Congresos de Oviedo apelando "al sentido comun" tras visitar la basílica de Covadonga

Vox celebró esta tarde un acto multitudinario que ha abarrotado la sala central del palacio de congresos de Oviedo, con capacidad para más de 2.000 personas. Otras 500 tuvieron que quedarse fuera y el líder nacional de Vox, Santiago Abascal, megáfono en mano, salió a la calle para pedir disculpas y para arengar a los presentes en defensa de la unidad de España ante el reto lanzado por los independentistas catalanes.Recibido al grito de "presidente", Abascal defendió la propuesta de Vox como la del "sentido común" frente a las alternativas del resto de partidos. E incluyó en su mensaje varios guiños en clave asturiana. Cargó contra la oficialidad del asturiano diciendo que "quieren que los bables sean obligatorios para que os sintáis especiales, pero lo que hace especial a Asturias es que Asturias es España y lo demás es tierra conquistada".Abascal propuso, entre otras cosas, acabar con los 17 parlamentos autonómicos argumentando, entre otras cosas, que no es económicamente sostenible. Fue un discurso que giró en torno a la idea de la "unidad nacional". Criticó al presidente Pedro Sánchez al que definió de "ilegítimo". "La buena gente no pacta con los asesinos de sus compañeros, de los concejales socialistas asesinados por ETA", dijo Abascal al hacer referencia al mítin de Sánchez en el que pidió el voto "a la buena gente".